30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

9 D´Octubre musical

Obras de Matilde Salvador, José Evangelista, Ravel

y Stravinsky

palau de les arts (valència)

Intérpretes: Orquesta de la Comunitat Valenciana. Director: Jordi Bernàcer.

Para compensar las marchas y zocos que inundaban la ciudad, en el concierto del Nou d´Octubre, la OCV sirvió un variado menú con el atractivo principal del estreno (en su versión sinfónica) de Alap et Gat, de José Evangelista (València, 1943), escuchada en conjunto de cámara en los Ensems de 2012.

Escrita en 1998, Evangelista deja patente su querencia por las músicas no occidentales acudiendo, en esta oportunidad, a conceptos musicales de la India. El maestro Jordi Bernàcer (Alcoi, 1976) plasmó, con esmero, claridad y energía, los dos espacios propuestos por el autor: la bruma sonora, a modo de raga, del inicio, envolviendo y creando una atmosfera que fue tomando cuerpo a medida que avanzaban los compases. Evangelista escribe con precisión y de esa manera el oyente percibe los diferentes timbres y dinámicas. En la segunda parte de su obra, el ritmo es utilizado con persistencia, advirtiéndose una suerte de traveling sonoro acelerado que, finalmente, nos devuelve al clima del inicio. La obra gustó y fue muy aplaudida y Bernàcer tuvo la deferencia de mostrar la partitura en la ovación final, dado que el compositor reside en Canadá.

Antes, el concierto abrió con la Marxa del Rei Barbut, una corta pero pomposa pieza de la castellonense Matilde Salvador, fallecida hace justo diez años. Benàcer acertó plenamente en el tempo épico y la obra convenció de inmediato al auditorio.

En la segunda parte, el maestro repitió 2 obras recientemente oídas en el mismo recinto: la Pavana para una infanta difunta, de Ravel y El pájaro de fuego, de Stravinsky. Escritas ambas en 1910, la Pavana es una exquisita y aparentemente sencilla obra de juventud, un primer acercamiento a su afección por lo español, de la cual no siempre se cantó su auténtica esencia. La interpretación fue técnicamente impecable pero no acabó de leer entrelineas. Stravinsky facilitó la difusión de su ballet con 3 versiones en suite. La elegida por Bernácer fue la de 1945, montada por el propio compositor. Con poco más de 70 profesores -todos excelentes músicos- es arduo y comprometido desplegar las alas de tan fogoso Pájaro. Quizá con mejor conocimiento mutuo y una engrosada plantilla se puedan planificar muchas exigencias de la obra. Destacó el brillo de los metales, la precisión de los percusionistas y el exquisito fraseo de la madera. Y así lo destaco el maestro y lo premió el público.

Compartir el artículo

stats