Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Pablo Font de Mora: "Livermore ha hecho una buena gestión, pero nadie es imprescindible"

«Les Arts tiene la mejor orquesta de España, pero los solistas ya no son de primerísima línea»

Pablo Font de Mora: "Livermore ha hecho una buena gestión, pero nadie es imprescindible"

Pablo Font de Mora: "Livermore ha hecho una buena gestión, pero nadie es imprescindible"

P ¿Qué lectura hace como presidente de la asociación de Amics de l´Òpera i les Arts de la dimisión de Davide Livermore?

R Su dimisión responde a un conflicto que se ha puesto de manifiesto por la intervención de la Generalitat. Tenía que justificar unas actuaciones que está realizando fuera del Palau, sobre todo en óperas europeas. Entiendo que Livermore considera que su carrera profesional desde el punto de vista artístico le debe reportar mucho más que estar exclusivamente limitado por una norma que le exija esa compatibilidad, y que es la misma que tiene cualquier intendente y gerente de cualquier otra ópera, o cualquier organismo público.

P ¿Le gustaron las formas?

R Sorprende que haya sido justo la semana en que iba a realizarse el inicio de temporada con Don Carlo, con un reparto excelente, con un muy buen director... Quizá no era el momento oportuno.

P ¿Por qué cree que el público le aplaudió en el estreno de «Don Carlo»?

R Me imagino que, por los miedos que se han creado por su salida y el apoyo presencial de Plácido Domingo, el público puede pensar que va a cambiar la política de Les Arts. Hay que tener la esperanza de que no va a ser así. Sería un disparate pensar que esta va a ser la última temporada. No creo que esa sea la voluntad de la Generalitat, sino todo lo contrario. Quieren cambiar el modelo de gestión, que hasta cierto punto tiene sentido.

P ¿Qué le pareció la reacción de la Generalitat a través de su secretario de Cultura?

R Albert Girona ha dejado claro el posicionamiento de la Generalitat: ser un teatro de ópera con un modelo análogo al que podemos encontrar en el Liceu de Barcelona, donde hay un gerente que lleva la parte administrativa, y un director artístico que hace la programación. Allí funciona muy bien. También ha dicho que no es cierto que se abra la libre concurrencia para la contratación de artistas. No podría ser de otra manera. Para un puesto de gerente o director ha de haber libre concurrencia, pero la contratación de artistas, que es un arrendamiento de franquicias, queda fuera de la legislación de las administraciones públicas.

P ¿El futuro director artístico ha de ser valenciano?

R Ha de ser una persona que conozca muy bien la ópera a nivel nacional e internacional, y que busque una temporada lo más equilibrada posible. Pero no necesariamente ha de ser de la Comunitat Valenciana. Y no debe prevalecer que hable valenciano, porque no tiene nada que ver el puesto de director artístico con un funcionario.

P ¿Conoce a alguien que reuna estas características?

R Sí, pero no puedo decir nombres.

P ¿Le ha gustado la gestión de Livermore?.

R Con la salida de Helga Schmidt se abrió una crisis y Livermore ha sabido mantener un alto nivel de calidad. Unas representaciones han sido mejores, otras peores. Escuchamos un Tancredi de Rossini al nivel del festival de Pesaro, y el Werther también fue magnífico. Ha hecho una buena gestión, pero nadie es imprescindible. Ha tomado una decisión, se quiere ir por un tema de incompatibilidad, pues muchas gracias por los servicios prestados.

P Usted que ha escuchado ópera en muchos países, ¿cómo ve el actual nivel de Les Arts?

R Tiene la mejor orquesta de foso de España, mucho mejor que la del Teatro Real o la del Liceo. Sería una pena perder una orquesta excelente. Y el coro de la Generalitat es excelente también. Y luego, para los solistas, depende del presupuesto. Hoy en día el problema es que las voces empiezan a fallar, ya no es ni mucho menos la primerísima línea de antaño. El Don Carlo ha empezado bien, pero ya veremos cómo continúa la temporada. Por aquí no vienen ni Jonas Kaufmann ni Irene Theorin que van al Liceo, porque no hay presupuesto para pagar sus cachés.

P ¿Teme que se pierda la orquesta de la ópera de Les Arts?

R Hay músicos muy buenos, y si no les sabes pagar es normal que se busquen la vida en otras orquestas. Tememos que pueda entrar en declive, y quizá por eso los aficionados protestaban. Sería una pena tener que volver a ir a Madrid o Barcelona o fuera de España para escuchar ópera. Girona ha dicho que el presupuesto ha subido, pero también hay que tener imaginación, estar en los circuitos, viendo a los jóvenes que despuntan€

P Girona habló de abrir la ópera de València a otros estilos...

R València tiene el Palau, Les Arts, el Principal€ Hay espacio suficiente para que cada uno se especialice. Les Arts se ha diseñado para la ópera, y puede acoger también zarzuela, ballet, teatro lírico....

P Sting estuvo en julio actuando en el Real de Madrid. ¿Le gustaría verlo en Les Arts?

R No me gusta Sting (ríe). Yo no soy ningún talibán de la ópera, y si eso sirve para rentabilizar, bienvenido sea. Pero que no vaya en detrimento de una buena temporada de ópera, que es para lo que está hecho. Primero debería tener una temporada más extensa, con más representaciones y que pueda alternarlas incluso. Si adicionalmente puedes hacer otros espectáculos que pueden encajar, bien.

P Se quiere ampliar el patronato para que entre el ministerio. ¿Es la solución a los problemas de presupuesto?

R Lo que siempre nos hemos quejado los valencianos es que la ayudas al Real y al Liceo son muy superiores. El hecho de tener al ministerio en el patronato es una forma de hacerles partícipes de la gestión y conseguir una temporada más estable. Si logramos más ayuda mejorará la calidad de los cantantes y no se marcharán los músicos de la orquesta.

P ¿Y a la asociación, le gustaría entrar?

R Es importante que los aficionado tengan representación, no tanto en el patronato sino en la comisión asesora para diseñar la temporada. No hay ópera sin espectadores y no hay espectadores sin ópera.

Compartir el artículo

stats