Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diez para Beethoven 1-13

Ciclo 'Beethoven 1-13'

Diez para Beethoven 1-13

Diez para Beethoven 1-13

Fernando Pascual (violín), Jorge Fanjul (violonchelo), Aida Velert y Òscar Oliver (piano). Obras de Beethoven («Sonata para piano opus 10 número 1»; «Sonata para violonchelo y piano opus 5 número 2, en sol»; «Sonata para violín y piano opus 12 número 1, en Re»; «Trío con piano en Mi bemol, opus 1 número 1»). Lugar: Palau de la Música (Sala Joaquín Rodrigo). Entra­da: Alre­de­dor de 300 perso­nas. Fe­cha: Sábado, 13 enero 2018.

La diversificada oferta musical del Palau de la Música queda con frecuencia ensombrecida por las fechas en negrita de los grandes acontecimientos. Pero entre solistas de relumbrón y orquestas internacionales se agazapan conciertos tan atractivos como el protagonizado el sábado en la Sala Rodrigo por cuatro emprendedores instrumentistas valencianos, en el comienzo de la ambiciosa, fascinante y arriesgada aventura de abordar en un ciclo titulado «Beethoven 1-13» la integridad de los trece primeros opus del catálogo del compositor alemán.

Beethoven del primer periodo. Con ramalazo clásico aún, pero que apunta de modo certero al futuro, al romanticismo absoluto. El genio en la encrucijada. Inmerso en ese momento de transición radical; en el abismo que media entre la insinuación mozartiana de Las Bodas de Fígaro y la reivindicación rotunda del hombre libre proclamada en Fidelio. El hijo de la Revolución de 1789 que pronto, afirmado ya ser libre, tachará el título de «Bonaparte» de su Tercera sinfonía al enterarse de que Napoleón se ha hecho coronar Emperador de Francia, y lo cambia por su nombre definitivo de «Heroica».

Es este Beethoven en ebullición el protagonista del flamante ciclo, que en su primera jornada ha reunido cuatro obras significativas, enmarcadas por el inicial Trío con piano Opus 1 número 1 y por la Sonata para violín y piano que abre la triada del Opus 12. En medio, la Segunda sonata para violonchelo y piano del opus 5 y la Sonata para piano en do, opus 10. En definitiva, frutos veinteañeros compuestos entre 1793 y 1798. Un quinquenio clave en el que se gesta y fragua el mayor revolucionario de la historia de la música.

Reinó este aún joven Beethoven en la Sala Rodrigo con estilo, solvencia y verdad en manos de los virtuosos instrumentistas valencianos, volcados más en servir la gran música que tenían en los atriles que en mostrar sus evidentes cualidades interpretativas. Muy bien acompañado al piano por Aida Velert, el sólido violinista Fernando Pascual hizo brillar la cristalina luz mozartiana que alumbra la Sonata en Re, dedicada por Beethoven a su maestro Antonio Salieri. Por su parte, el violonchelista Jorge Fanjul se adentró en la segunda Sonata para violonchelo con arrojo, criterio y estupendo sonido, a lo que contribuyó el experto piano de Óscar Oliver.

Pero el momento cumbre de la velada llegó cuando violinista, chelista y Oliver afrontaron el Primer trío con piano, publicado en 1795 cargado de resonancias mozartianas y neoclásicas, particularmente en el segundo movimiento, donde en su cantable lentitud asoma el estilo galante de Muzio Clementi. Versión briosa y lírica, efusiva sin cargar tintas, cuidadosamente calibrada. Tocada con virtuosismo, temperada expresividad y claro pálpito camerístico. Un inicio de diez que apunta a nuevos y recomendables encuentros beethovenianos en las próximas fechas.

Compartir el artículo

stats