03 de marzo de 2018
03.03.2018
Necrológica

Jesús López Cobos: Señor de la música y de la vida

El director de orquesta y Príncipe de Asturias de las Artes fallece en Berlín a los 78 años a causa de un cáncer

03.03.2018 | 04:15
Jesús López Cobos: Señor de la música y de la vida

Sonó el teléfono por la mañana. Muy temprano, a las siete y cuarto. No había duda. Llevaba semanas ya esperando esta temida llamada. Poco antes, uno de sus tres hijos ya me avisó: «Papá se va en pocas horas». Jesús López Cobos, era el gran director español, pero era sobre todo, una personalidad excepcional. Culto, exquisito, ecuánime, progresista, recto, consecuente con sus creencias y siempre extremadamente educado, amable, afable, abierto, cortés y extremadamente respetuoso. Era, en este sentido, una especie de Carlo Maria Giulini que desentonaba en el trepidante mercadeo de la música actual. Un señor del arte y de la vida.

Su arraigada pasión musical estaba anclada en los clásicos españoles y la vieja polifonía, que conocía como nadie desde sus juveniles tiempos en el seminario. Guerrero, Tomás Luis de Victoria, Morales€ pero también Palestrina, Bach o Monterverdi. Desde ese poso, abrió su horizonte a todo. Pocos músicos han existido tan completos y versátiles como él. De Rossini a Bruckner, Rossini, Verdi, Puccini, Shostakóvich, Mahler, Haydn, Mozart, Strauss, Ravel Albéniz, Turina, Debussy, Franck Brahms, Respighi, Falla, Villa-Lobos, Donizetti, Händel Honegger, Bellini€ y siempre su amado Wagner. Sus interpretaciones solían alcanzar una excelencia cargada de rigor, solvencia profesional y autenticidad. Todo lo hizo y todo muy bien.

Con la desaparición de López Cobos, amigo del alma, compañero de mil vivencias y recuerdos, se extingue una extirpe de maestros que basaba su trabajo en la sabiduría, en el conocimiento profundo y vivido de la tradición; en el amor al trabajo bien hecho, más allá de las premuras de tiempo que masacran hoy el artesanal trabajo musical. Una generación que sabía de voces, que no necesitaba de asesores que les explicaran lo que ellos conocían mejor que nadie. Unos directores cuyo conocimiento de las partituras que abordaban en absoluto se limitaba a la solfa y a los batutazos de tantos que dirigen sin saber lo que realmente marcan, que hablan sin saber lo que están diciendo.

Desde Toro, y luego Málaga, en aquel seminario que siempre guardó tan vivo en el recuerdo, saltó a los mejores escenarios del mundo, no sin antes pasar por aquella cátedra milagrosa de Viena que era la de Hans Swarowski, donde fue compañero de Abbado. Mehta, Ivan y Adam Fischer, Mariss Jansons, Giuseppe Sinopoli y algunas otras grandes batutas de la segunda mitad del siglo XX. Luego vinieron se temprano debut en Venecia con el inolvidable Peter Maag; luego Berlín, donde fue Director General de Música de la Ópera de la Deutsche Oper nada menos que en los tiempos gloriosos de Götz Friedrich€ Cometió el error de dejar la invitación de la Suisse Romande de Ginebra para venir a la Orquesta Nacional de España, donde –como era previsible- las cosas no fueron como debieron. Como tampoco, años después, su recalada en el Teatro Real de Madrid, donde los trapicheos domésticos y las mezquindades pueblerinas de unos y otros dieron al traste con su proyecto, demasiado internacional, demasiado honorable, demasiado limpio, para esta tierra de María Santísima.

Jesús López Cobos no ha sido únicamente un gran director de orquesta español, poseedor de un inmenso repertorio en el que, como todo gran maestro de verdad, se movía con similar facilidad y felicidad en el universo sinfónico que en el operístico. López Cobos ha sido, sobre todo, un ejemplo de honestidad, de profesionalidad y de amor a la música. Uno de los intérpretes más completos y sabios de las últimas décadas. Un verdadero señor de la música y de la vida. De una vida que, a pesar de muchos baches, amó apasionadamente y quiso saborear intensamente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Valencia

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre los mejores restaurantes de tu zona: Gandía, Torrent, Sagunt... y disfruta de la cocina valenciana.
Todos los restaurantes de Valencia

 

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.