08 de abril de 2018
08.04.2018

La sutil marca del crimen en la libertad de las mujeres

Nerea Barjola analiza como el relato del caso su utilizó como castigo aleccionador para una generación de mujeres

08.04.2018 | 04:15

El asesinato de Miriam, Toñi y Desirée dejó muchas marcas. Las más evidentes fueron en sus familias, en su pueblo, en las fuerzas de seguridad y en los medios de comunicación. Pero el crimen de Antonio Anglés y Miguel Ricart dejó también una marca más sutil, pero también muy preocupantes que Nerea Barjola -doctora en Feminismos y género por la UPV/EHU y licenciada en Ciencias Políticas y de la Administración- ha analizado en Microfísica sexista del poder.

Basándose en su propia tesis universitaria («Las representaciones del peligro sexual y su influencia en las prácticas de las mujeres a partir del crimen de Alcàsser 1992») Barjola analiza como desde principios de la década de los 90 el relato sobre el llamado caso Alcàsser se articuló como «una construcción social que trató de resituar unas fronteras que no deberían haber sido traspasadas por las mujeres».

«Contextualizar el caso Alcàsser permite comprender el ataque frontal a la libertad personal y sexual de las mujeres que significó el crimen. Supuso un mensaje aleccionador para una generación de mujeres que tomaba el espacio público, y comenzaba a incorporar los derechos y libertades logrados por las reivindicaciones del movimiento feminista. En este sentido, el relato sobre el crimen de Alcàsser vino a funcionar como un muro de contención que reforzó la institución familiar, afianzó el rol protector del hombre y reforzó el poder masculino sobre el cuerpo de las mujeres», según señala la tesis doctoral presentada por Barjola.

«La narrativa creada en torno a la desaparición forzada de las tres chicas hablaba de límites que no deben ser cruzados y espacios que no deben ser ocupados: salir de noche, viajar sola, hacer autostop€—, para convertir el relato sobre el peligro sexual en un aviso y un castigo aleccionador», señala la autora. «Así, los discursos sociales, mediáticos y políticos diseminados al hilo del crimen se orquestaron como una contraofensiva patriarcal ante la conquista de espacios de libertad del movimiento feminista y de las mujeres en general».

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Restaurantes en Valencia

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre los mejores restaurantes de tu zona: Gandía, Torrent, Sagunt... y disfruta de la cocina valenciana.
Todos los restaurantes de Valencia

 

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.