Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bombas Gens pasea al experto en la fotografía artística Francesco Zanot

El autor de los "Relatos cortos" del catálogo de la exposición de Joel Meyerowitz analiza en una conferencia la evolución del fotógrafo

Los que se han quedado atrapados en la última novela de Paul Auster ( 4,3,2,1) saben la importancia de la fotografía en el Nueva York de posguerra, a través de la madre de Ferguson, el protagonista de la historia.

El italiano Francesco Zanot es seguramente el que más sabe de ese arte que se denomina street photography, y esta tarde estará en Bombas Gens para demostrarlo. Con motivo de la exposición de Joel Meyerowitz, el centro cultural más vanguardista trae Zanot a València para hablar (18.30 h) sobre «Street photography: el arte de fragmentos, una contextualización del trabajo de Joel Meyerowitz».

Los ensayos y trabajos de Zanot son lectura obligada en las facultades de todo el mundo, y es un especialista en los fotógrafos que han revolucionado el mundo del arte como Ettore Sottsass, Luigi Ghirri, Guido Guidi y Joel Meyerowitz. Comisario de Camera -Centro Italiano de Fotografía, Turín- desde 2015 hasta 2017, también ha comisariado libros dedicados a artistas como Boris Mikhailov, Erik Kessels, Mark Cohen, Francesco Jodice, Takashi Homma, Linda Fregni Nagler y Domingo Milella.

Y es el autor del texto «Relatos cortos» para el catálogo y la exposición «Hacia la luz» de Meyerowitz, única en Europa, y que se puede contemplar hasta el próximo 20 de enero.

«La cabra encaramada»

«Málaga. España. Noviembre de 1966. Un hombre en un restaurante golpeado por el sol. Lleva gafas oscuras y boina. Es ciego. Se sienta en un rincón, como un icono ruso, pero no tiene aspecto de ir a recibir una bendición, enfrascado en escuchar el pequeño transistor que oculta bajo una servilleta, quizá para protegerlo del calor, quizá para amortiguar levemente el sonido. Al otro lado del ventanal, ocurren muchas cosas».

Con esta precisión describe Zanot una de las míticas estampas de Meyerowitz, que es la foto fija de un país antes del boom turístico. Esa riqueza fotográfica forma parte de un artista que abandonó su bien remunerado trabajo comercial en Nueva York y se vino a Europa. Primero Inglaterra, luego Francia, hasta que atravesó los Pirineos y tras recorre el norte, llegó a Málaga, donde se quedó a vivir con una familia gitana, Los Escalona, durante seis meses.

Los referentes fotográficos de la década de los 60 eran Henri Cartier-Bresson y Robert Frank. Pero Meyerowitz encontró una tercera vía. Mientras que Cartier-Bresson es el fotógrafo de un mundo en progreso y Frank el de un mundo en extinción, Meyerowitz el de la fragmentación, que no cede al halago, ni al orden.

De esa revolución fotográfica, del trabajo esencial de Meyerowitz y mucho más disertará Francesco Zanot en Bombas.

Compartir el artículo

stats