Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista a Izal

Mikel Izal: "Me estaría engañando a mí mismo si creyera lo que a veces me escriben por redes sociales"

Mikel Izal y los suyos hacen terapia en su última gira.

Inmersos en la gira de presentación de 'Autoterapia', su último disco, Izal disfruta de una apabullante acogida allá donde tocan. Consolidada como una de las bandas con más poder de convocatoria dentro del circuito alternativo, sus conciertos se han convertido en una auténtica fiesta en la que sus más acérrimos fans corean frase a frase sus canciones, convertidas en himnos para muchos.

Al igual que en este nuevo trabajo, con el que Mikel Izal hace una incursión compositiva para psicoanalizarse, el cantante vasco muestra sin tapujos aquellos miedos, preocupaciones y anhelos que le acompañan en cada gira.

-Tenéis la suerte de ser una de las bandas con más seguidores del circuito alternativo. Sois ejemplo de que una banda indie también puede ser comercial sin perder su base de música alternativa.

-Es que el hecho de que venga mucha o poca gente a un concierto tuyo no modifica en absoluto tu proceso de creación, tu espíritu musical. Seguimos teniendo los mismos cerebros de siempre, pero ahora tenemos la suerte de que después de casi diez años de trabajo, nuestra música ha llegado a mucho público que ha conectado con ella. Eso es todo y es mucho.

-El single de vuestro último disco, 'El Pozo', ha llegado a superar las cifras de reproducciones de los singles de los concursantes de OT. ¿Os sorprendió?

-El público manda. Todo el mundo comparte música con sus amigos y eso hace que podamos tener este gran impacto, a pesar de no tener demasiada presencia en televisiones o radios. Pero quizás sí que nos sorprende dicho impacto. Realmente nos sorprende cada hito que hemos conseguido en estos años. Uno nunca espera que ocurra el milagro. Nosotros soñábamos con poder vivir de la música, simple y llanamente, pagar alquiler, agua, gas y comida. Ése era el milagro que perseguíamos y eso ya nos parecía algo quimérico.

-¿Qué opináis de este tipo de programas?

-La verdad es que no nos interesan demasiado. No somos seguidores de ellos. Para nosotros la música es otra cosa, algo cuyo vehículo no puede ser un 'reality' televisivo.

-¿Os sentís bien tratados por los medios de comunicación o echáis en falta mayor presencia de otros géneros? ¿Tenéis la sensación de que siempre salen los mismos en televisión?

-Estamos felices de que la gente haya hecho posible que no dependamos de la atención de los medios. Eso es un lujo. Luego ya cada medio y cada periodista nos valora de una forma y nosotros podemos estar más o menos de acuerdo, pero creo que lo más sano es no prestar demasiada atención y seguir intentando mejorar tu trabajo.

-Seguís dejándoos la piel en la carretera, ¿cómo está yendo la gira de presentación de Autoterapia?

-No podríamos haber imaginado una gira mejor. El público está dejando pequeños algunos lugares que jamás habíamos soñado pisar y la energía que se está generando cada noche es algo que nunca habíamos vivido antes. Y hemos vivido muchas cosas...

"Me parece una profesión sencilla que simplemente genera mucho impacto social. El cariño se agradece, pero no soy ningún ser especial"

-¿En qué consiste para vosotros esa 'autoterapia'?

-De momento, simple y llanamente nos basta con seguir disfrutando cada vez que salimos a un escenario. Ésa se ha convertido en la prioridad y eso es lo que nos hace felices y da sentido a todo lo demás.

-¿Cómo digieres el éxito después de haberlo dejado todo para centrarte en tu sueño?

-Con normalidad. Soy demasiado pragmático para algunas cosas. Todo lo relativizo y lo reduzco a algo sencillo. Escribo canciones, las toco con mi grupo, las canciones conectan con gente y por tanto vienen a vernos. Fin. Ése es todo el misterio.

Sólo escribo pensamientos y les pongo música. Me parece una profesión sencilla que simplemente genera mucho impacto social. Me estaría engañando a mí mismo si creyera lo que a veces me escriben por redes sociales. Es un cariño que se agradece, pero no soy ningún ser especial. Que nadie se engañe, sobre todo yo.

Izal no echa de menos "en absoluto" su vida anterior a la música.Izal

-¿Cómo recuerdas tus inicios en la música tocando en pequeños bares de Vitoria?

-Fueron unos inicios lógicos y necesarios de conciertos para diez personas con cero ganancias. De compaginar la música con el trabajo de oficina y poco a poco mejorar. Me recuerdo muy mediocre, buscando mi sitio, buscando mi forma de componer, mi verdad. Y mientras tanto cogiendo tablas. Recuerdo muchísimo más complicado conectar con aquellas diez personas sobreponiéndome a murmullos, toses y aplausos apagados que disfrutar del calor y la energía de las miles de personas que nos lo ponen tan fácil en esta gira. Son dos mundos diferentes.

-¿Echas de menos tu vida anterior, cuando trabajabas como ingeniero?

-Sigo teniendo una vida normal porque la normalidad está en la cabeza de cada cual. No echo en absoluto de menos mi profesión anterior, porque eso es lo que ha cambiado, mi profesión. Mis amigos son los de siempre, mi familia es la de siempre, sigo sin tener coche...

"Sigo teniendo una vida normal porque la normalidad está en la cabeza de cada cual. Mis aimgos y familia son los de siempre y sigo sin tener coche"

-¿Te influye tu formación como ingeniero a la hora de componer ese pop arquitectónico, como así definís vuestra música?

-Creo que sí que tiene que ver. Aquella disciplina, aquel pensamiento científico está en mi cabeza y la música está muy ligada al campo matemático. Me resultaría difícil analizar por dónde asoma de forma más insolente, pero debe filtrarse a menudo en mi trabajo musical.

-En 'Pausa' firmáis vuestra canción más lenta hasta el momento. ¿El cuerpo te pide descansar o hacer un parón o simplemente se trata de una licencia a la melancolía?

-El cuerpo me pide vivir esta gira al máximo, a poder ser sin pensar en el futuro, como si fuera la última. Y después ya se verá cuánto descanso se necesita. Nadie nos persigue, la música manda.

Las elecciones y las 'fake news'

-¿Te inspira la campaña política a la hora de escribir las letras o estás desconectado completamente de la vorágine electoral?

-Simplemente diré que 'HAY QUE VOTAR'. En mayúsculas lo digo, gritado que no hablado. En mi opinión y en mi educación vivimos tiempos en los que asoman ideas difícilmente compatibles con el respeto, la igualdad y la solidaridad y debemos ser responsables para promover las ideas y el modelo de sociedad que cada uno defienda. Hoy en día se me hace difícil votar a favor de alguien que sienta que encaja al 100% conmigo, pero al menos votaré en contra de aquello que me parece inmoral.

Videoclip de las canciones del último disco de Izal, 'Autoterapia'.Izal

-En esta campaña están muy presentes las 'fake news', ¿qué opinas de su presencia y difusión en las redes sociales?

-La información cada vez esconde más desinformación y eso es muy peligroso. Si continúan creciendo las posverdades corremos el riesgo de que las novelas distópicas que tanto me gustan se conviertan en novelas históricas.

-En tu caso fuiste víctima de una "campaña de difamación" acerca de ti en Twitter, ¿te ha afectado a nivel profesional y personal?

-Todo afecta. Algo como aquello te hace estar más alerta, inevitablemente eres más desconfiado. Lo bueno es que al final del día cada uno se acuesta consigo mismo y con sus actos, y dormir a pierna suelta no tiene precio.

Compartir el artículo

stats