Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cine y teatro

Maribel Verdú: "Bendigo el 'MeToo' y me siento protegida desde que existe"

La actriz madrileña, poseedora de una de las sonrisas más icónicas del cine español, no se arrepiente de no haber hecho caja en Hollywood y no descarta dirigir su propio proyecto

Maribel Verdú tiene un montón de proyectos este otoño. / Aida M. Pereda

Maribel Verdú tiene un montón de proyectos este otoño. / Aida M. Pereda Aida M. Pereda

"Necesitaba imperiosamente volver a hacer teatro", afirma. Así que aunque aún no ha terminado agosto, mes glorioso del descanso, Maribel Verdú (Madrid, 1970) ya se ha subido de nuevo a los escenarios con 'Invencible', una obra que retoma junto a Jorge Bosch, Pilar Castro y Jorge Calvo. Hasta el 8 de septiembre podremos verla en el Palacio Euskalduna de Bilbao y después, del 12 de septiembre hasta el Día de Reyes, en el Teatro Alcázar de Madrid.

Antesala de un otoño que viene repleto de trabajos para esta inquieta actriz, poseedora de una de las sonrisas más icónicas del cine español, que se define como 'disfrutona' por encima de todo. Por ello, reconoce que se lo ha pasado en grande estrenándose en el papel de policía en 'El asesino de los caprichos', un drama policíaco bajo la dirección de Gerardo Herrero, y como una mujer de 45 años que se enamora de un chaval de 15 en 'El doble más quince', con Mikel Rueda. Dos historias dramáticas en las que podemos ver nuevas caras de la intérprete después de 35 años de carrera.

-¿Has podido descansar y recargar las pilas este verano?

-He estado rodando la serie 'No te puedes esconder' para Telemundo, donde tengo un papel secundario, y he protagonizado dos películas, pero sí, he tenido mi mesecito de vacaciones. Como hace tres años que no hacía esta función tenía que volver a estudiarla, así que no han sido unas vacaciones de desconexión, porque tenía que estar estudiando, pero han sido una delicia, vengo con las pilas cargadas, la verdad.

"Siempre nos encontramos con gente en esta vida que te mira por encima del hombro y a mí también me ha pasado"

-A pesar de que la obra está enmarcada en plena crisis económica, sigue estando de plena actualidad...

-Desgraciadamente sí, es muy actual. Hace siete años, cuando la vimos en Londres mi chico y yo, nos gustó muchísimo. El texto, escrito por Torbeen Betts, es fantástico. Hay momentos de risas y otras de pellizquito en el estómago. Cuando salgo del cine o del teatro no sólo quiero entretenerme, quiero que haya algo que dé lugar a debate y que cuando salgas te preguntes qué hubieras hecho tú en esa situación o cómo habrías reaccionado. Y esta función es perfecta también para ello. Te hace reflexionar y encima te lo pasas pipa viéndola.

-La crisis económica, no obstante, sirve de base para contar la mudanza forzosa de una pareja, Emilia y Julio, a un barrio más humilde y su difícil adaptación a su nuevo entorno. ¿Crees que habrá mucha gente que se sienta reflejada en ellos de una u otra manera?

-Sí, muchísimo. Hay mucha gente que se va a sentir identificada con todos los personajes, no sólo con Emilia y Julio, sino también con la otra pareja, Laura y Pablo, con los cuatro, y con las situaciones que viven o que han vivido.

-¿Te has sentido alguna vez en la situación de Laura y Pablo? ¿Te han mirado por encima del hombro alguna vez?

-Claro que sí. Siempre nos encontramos con gente en esta vida que te mira por encima del hombro, porque engreídos, prepotentes y gente que abusa de su poder hay muchísima por el mundo y a mí me ha pasado, hombre, por supuestísimo. Y 'mindundis', de esos de 'Paquillo dame un carguillo', que se creen... E incluso basta que seas quien eres para que sean bordes y antipáticos, así que muchas veces es peor ser conocida.

"A veces pienso que tenía que haber hecho caja en Hollywood, hacer tres 'mainstream' de estos que te ofrecen y ya está, pero fui tonta"

-¿Y en Hollywood? ¿Has sentido alguna vez sensación de inferioridad, a pesar de haber dicho que no a algunas ofertas que has tenido?

-Bueno, yo me he currado mi vida en el mundo hispanoamericano, donde tengo mogollón de trabajo, porque a mí las ofertas que me han llegado de fuera no me interesaban. A veces pienso que por lo menos tenía que haber hecho caja, hacer tres 'mainstream' de estos que te ofrecen y ya está, pero bueno, fui tonta y dije que no en su momento.

- Te arrepientes de no haber hecho carrera en Estados Unidos?

-Tampoco ya me arrepiento, porque a mí me interesa un tipo de cine y sobre todo un tipo de personajes y me los ofrecen aquí.

-Hace unos días, Guillermo del Toro, con quien trabajaste en 'El laberinto del fauno', descubría su estrella de la fama en el paseo de Hollywood y aprovechaba para reivindicar su condición como inmigrante en Estados Unidos.

-Es que hay mucha gente que piensa que existen esas diferencias sociales y de clase, sobre todo allí. Es lamentable y terrible, pero si no lo pensara la mayoría de los estadounidenses, no estaría gobernando Donald Trump. Me encanta la gente como Guillermo, porque tiene voz para denunciar todo eso y lo hace. Es absolutamente genial.

-Has trabajado en decenas de películas, bajo las órdenes de directores como Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro o Francis Ford Coppola; tienes dos Goyas, el Premio Nacional de Cinematografía de España, el Premio Ariel de México... ¿qué te queda por hacer?

No soy nada ambiciosa. En mi cabeza no hay metas porque si luego no las cumples viene el batacazo y la decepción y te conviertes en una amargada y no quiero eso. Sólo quiero vivir a tope cada proyecto que surja.

-Lo que venga, que venga, ¿no?

-Ahí está. Entonces lo cojo con fuerza, con ganas, con ilusión y ya está.

"En mi cabeza no hay metas porque si luego no las cumples viene el batacazo y la decepción y te conviertes en una amargada"

-¿Y te ha tentado alguna vez la idea de ponerte tú al mando y ser la que dirija?

-Sí, algún día caerá. Tengo claro en la cabeza que quiero dirigir y lo haré un día de estos.

A favor del 'MeToo'

-Eres muy activa en Instagram. ¿Te lo tomas más como un juego o como una parte de tu trabajo?

-Para promocionar cosas de trabajo me gusta, pero sobre todo me gusta compartir, porque te das cuenta de que puedes hacer muy feliz a gente a la que le apetece saber qué estás haciendo, cómo estás, y vivir contigo lo que estás haciendo, que les gusta formar parte de tu vida de alguna manera. Tengo la suerte de tener gente muy respetuosa y estupenda, la verdad. Por eso para mí es un hobby, me gusta compartir mi día a día y me gusta muchísimo el feedback que recibo, me siento querida.

-Eres portada del mes de septiembre de Women's Health, donde apareces espléndida y reivindicando que no quieres que retoquen tus fotos y te quiten las patas de gallo.

-¡Síii! Me gusta que me hagan algo en su justa medida. Si de repente te ha picado un mosquito o te ha salido un grano y se nota mucho, pues a lo mejor difuminarlo, pero eso de que te pongan de cera... No quiero, me niego.

-¿Y no tienes miedo a envejecer como el resto de los mortales?

-No tengo miedo, porque envejecer significa que sigues en la vida, que estás aquí, que vives. Lo que quiero es estar de acuerdo a tu edad lo mejor posible. Quiero mis mejores 49, mis mejores 54 y mis mejores 60, porque me gusta cuidarme y estar bien.

-Una 'exigencia' para muchas mujeres, especialmente actrices, que critican que llegadas a una determinada edad, el teléfono deja de sonar...

Ya, pero a mí eso me pasó hace mogollón de años. Acababa de estrenar 'Y tu mamá también', era el 2002, tenía 32 años sólo, para que veas. Y ahora estoy a tope, de proyectos y de todo.

"Siempre ha habido alguien que ha intentado abusar de ti, que ha intentado aprovecharse de ti y que te ha hecho la cruz si has pasado de él"

-¿Crees que afortunadamente las cosas están cambiando y las mujeres tenemos más representación en toda nuestra diversidad?

Sí, y me encanta. Estoy viendo la serie de 'Euphoria', con esa protagonista gordita y sin prejuicios, y eso es maravilloso, claro que sí, es que hay cabida pa todo el mundo. Ahora mismo las mejores series son todas protagonizadas por mujeres.

-Una de las noticias que han marcado la actualidad estos días han sido las acusaciones de acoso sexual contra Plácido Domingo. ¿Crees que podría ser el inicio del destape del 'MeToo' español?

-Sólo te voy a hablar del 'MeToo' y simplemente te voy a decir que lo bendigo y me siento protegida desde que existe, porque a todas nos ha pasado, te dediques a la profesión a la que te dediques. Siempre ha habido alguien que ha intentado abusar de ti, que ha intentado aprovecharse de ti y que te ha hecho la cruz si has pasado de él.

Compartir el artículo

stats