Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista

Juan Vicente Martínez Luciano: "El presupuesto que tenemos es a todas luces insuficiente"

El responsable de Sagunt a Escena apuesta por las coproducciones con otros festivales para consolidar el éxito del festival

Juan Vicente Martínez Luciano: "El presupuesto que tenemos es a todas luces insuficiente"

Juan Vicente Martínez Luciano: "El presupuesto que tenemos es a todas luces insuficiente"

El 7 de septiembre, con el Festival Internacional Cante de Minas, concluirá la XXVI edición de Sagunt a Escena. Con los espectáculos teatrales ya terminados, el festival ha reunido a unos 13.200 espectadores solo en el Teatro Romano, una cifra mayor que en la edición anterior. Su director, Juan Vicente Martínez Luciano considera que ha sido un éxito, tanto a nivel artístico como de público, pero señala que aún hay margen de mejora si se incrementa la inversión.

P ¿Qué balance hace de esta edición de Sagunt a Escena?

R En lo que al Teatro Romano se refiere, el festival se ha asentado. Los espectadores del Romano son los que son porque no podemos tener más espectáculos, no podemos sacarle más jugo. Si quisiéramos más espectadores tendríamos que alargar el festival, pero no estamos en condiciones aún para eso. Como mucho, podríamos sacar un par de miles de espectadores más. Lo bueno es que la gente está respondiendo más a las otras ofertas del festival, como el Off Romà. Eso significa que la gente de Sagunt y el Puerto está empezando a acoger el festival como algo propio. Y por ahí es donde tenemos que crecer.

P ¿Se podría ampliar con la Nave de los antiguos Altos Hornos?

R Lo de la Nave es un misterio. Leí que había cinco proyectos, pero no sé nada. No sé si quieren un espacio cultural, un espacio multiusos€ Pero también te digo que eso significaría multiplicar por diez el presupuesto. Todo el material del Romano viene del Principal, pero eso no lo puedes hacer con la Nave, ahí tendría que ser todo nuevo.

P ¿Y un espacio así desvirtuaría la esencia de Sagunt a Escena?

R No, pero tendríamos que inventarnos otro anexo. El festival nació en el Teatro Romano, pero no puede quedarse en eso. En 2019 no puede ser simplemente de teatro grecolatino. Para eso ya está Mérida. Sagunt tiene que tener otras características por el espacio, el público y las fechas. Por eso hemos introducido danza, orquestas, espectáculos como el de Mastodonte...

P Pero este año no se ha programado ni una obra clásica. Lo más parecido ha sido «Viejo amigo Cicerón». ¿Por qué?

R Porque el mercado no está para tonterías. De las obras clásicas que me ofrecían, la gran mayoría eran tan caras que no podían exhibirse en Sagunt o no tenían calidad suficiente.

P ¿Ha recibido críticas por la ausencia de teatro clásico?

R Sí. Ha habido dos opiniones contradictorias: «prefiero que hagáis más teatro clásico» frente a «ahora me interesa más el festival». Son dos tipos de espectador diferente. El espectador medio que venía a Sagunt mira con cierta reticencia. El espectador nuevo que viene a ver a los japoneses de Yamato o a Mastodonte dice «no está nada mal». Y el simple hecho de que este espectador entre al Romano y vea qué es aquello, ya encuentra un atractivo que le hace volver.

P ¿Será la pauta para las próximas ediciones?

R No, pero mientras que no podamos entrar en producción o coproducción, y decidir qué espectáculos vamos a programar, dependeremos del mercado. Diseñamos el programa según lo que hay en el mercado y nuestro presupuesto.

P ¿Qué sería lo ideal?

R Que tengamos dinero para entrar en una producción que haga Mérida o el Grec, que coproduzcamos y podamos programar en nuestro festival cuando lo consideremos más oportuno. Eso, lógicamente, abarata el precio, daríamos cancha a profesionales del teatro valenciano e incluso discutiríamos qué obra queremos hacer.

P El Institut Valencià de Cultura sí produce obras ¿Por qué no para Sagunt a Escena?

R Sagunt está dentro de los presupuestos del IVC. La persona que, junto al conseller, dice qué va a cada cosa, decide que para Sagunt hay 260.000 euros. Es el reparto que se hace, ahí ni entro ni salgo.

P Pero es insuficiente.

R A todas luces. No quiero personalizar, pero soy yo, por ejemplo, el que reparte las cajas de programas por las oficinas de turismo o el que recoge las cajas de la imprenta. Podría hacerlo una empresa por 500 euros, pero no tenemos presupuesto para eso. También busco los patrocinios. Son muchas horas pero el mío es el único contrato del festival. Lo demás es personal de la casa, que trabaja todo el año y cuando llega julio con todo el cariño vienen a Sagunt, se vuelcan, pero están agotados de trabajar.

P Entre patrocinios públicos y privados, el presupuesto de este años se ha situado en 463.000. Entiendo que los 5 millones de del Festival de Merida son un sueño imposible...

R Imposible no hay nada, es una decisión política. Pero hay que tener presente algo: en Extremadura, donde el gobierno autonómico da 3 millones a fondo perdido a una empresa para que gestione el festival, no tienen otras cosas. ¿Aquí cuántos festivales de música tenemos? ¿Y cuántos de artes escénicas? Muchos. Yo entiendo que para un político es complicado. A mí no se me ocurre pedir 5 millones, a no ser que me toque gestionar la Nave, pero un 20 o 30 % más nos pondría en la maquinaria.

P ¿Qué espera para 2020?

R Todo esto ya se lo he planteado a los responsables y todos están, creo yo, por la labor porque los resultados son muy buenos, tanto económicamente como por de espectadores. Con un 20 o 25 % de aumento, que no es mucho, unos 70.000 u 80.000 euros más, podríamos entrar el año que viene en dos o tres coproducciones. Si entramos en un 20 % en una producción del Grec o de Mérida, más lo que haya en el mercado, nos podemos encontrar con cinco o seis espectáculos tradicionales de los que gustan en el Romano. Aunque yo siempre buscaré un par de los que llaman la atención.

Compartir el artículo

stats