La segunda novillada sin picadores de la Setmana de Bous tuvo como triunfadores a Joao d'Alba, un portugués criado en la madrileña Escuela Taurina Fundación «El Juli», y a Javier Sánchez Arjona, ganadero salmantino que volvía a Algemesí con su reserva de coquilla de carácter más ibarreño que saltillo.

En el segundo acto, el joven portugués se encontró con un eral que embistió con codicia y profundidad, de nombre «Tachador». Por el pitón izquierdo todavía se fue más largo con ese ritmo y prontitud que marcaron la diferencia dentro de sus virtudes.

D'Alba intentó aprovechar las buenas condiciones del ejemplar con un toreo basado en los vuelos de la muleta para pulsear la embestida hasta el final del muletazo. Faltaron aperturas en la faena tanto por pitón izquierdo como por el derecho y la condición del coquilla de Sánchez Arjona estuvo por encima de una labor que fue premiada con las dos orejas. Antes, Joao d'Alba puso banderillas con decisión y manejó con facilidad el capote.

El valenciano Javier Camps cerró la tarde con un pegajoso novillo de Los Chospes. El joven de Massamagrell compuso bien el cuerpo en el embroque y llevó larga la embestida. Se vislumbró su buen gusto y los pases de pecho tuvieron personalidad. Camps fue volteado sin consecuencias y, tras una estocada entera, paseó una oreja tras aviso. Los subalternos Juan Francisco Marín y José Arévalo saludaron tras buenos pares de banderilla.

Dos franceses completaron el cartel. Lucas Miyane, de Beziers, estuvo entregado tanto en banderillas como en la muleta, pero no se acopló con un eral con más clase que fuerza y paseó una oreja. En cambio, la frialdad reinó la labor del joven de Arles, Fabien Castellani, y dio una vuelta al ruedo por su cuenta.