Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Glòria Tello: "Espero poder reabrir el Palau de la Música antes de 2022"

«En principio no se va a destinar dinero de la programación a la reforma del auditorio - «La orquesta puede opinar sobre su director, pero no puede vetarlo»

Glòria Tello: "Espero poder reabrir el Palau de la Música antes de 2022"

Glòria Tello: "Espero poder reabrir el Palau de la Música antes de 2022"

La entrevista tiene lugar en el despacho que Glòria Tello ocupa en el Palau de la Música como presidenta de esta institución. Sede de la Orquesta de València y templo para los melómanos valencianos, la caída de parte del techo de la Sala Iturbi en junio por las fugas de agua en la climatización, han dejado el edificio sin actividad artística por tiempo indefinido y obligado a trasladar a marchas forzadas su programación a otros auditorios de la ciudad.

P Trabajadores del Palau apuntan que el coste de las obras rondará los 7 millones y que permanecerá cerrado al menos dos temporadas. ¿Exageran?

R A mí me han comentado que el coste será de unos 5 millones entre obra y proyecto. El edificio tiene ya 32 años y ha sido víctima del paso del tiempo y de un diseño propio de esa época. Así que, además de reparar los techos y la climatización, hemos aprovechado para renovarlo todo y mejorar la eficiencia energética, lo que acabará suponiendo un ahorro. Mejoraremos las butacas y completaremos la fachada del edificio, con cambios en la cúpula para que sea como la original y no haya filtraciones.

P ¿Y sobre los plazos?

R No sé cuando estará. Ahora están a punto de salir los pliegos del concurso del proyecto, y es una prioridad para el ayuntamiento. Cuando se adjudique se sacarán a concurso las obras. Pero en un proyecto como éste, de 5 millones, los que no ganan siempre impugnan y eso retardará seguro. No me atrevo a hablar de temporadas, pero espero poder reabrirlo en la 21/22, no sé si al principio o a mitad. Está claro que será antes de las elecciones.

P ¿Lo ocurrido y el tiempo que permanecerá cerrado perjudican al prestigio del Palau?

R Son cosas normales. Hay que pensar en positivo y saber que de este impasse saldrá un Palau completamente renovado. Además, la gente nos felicita al ver cómo hemos sido capaces de reubicar más del 80 % de lo programado. Ha sido un esfuerzo titánico, sobre todo de Vicent Ros (director del Palau) y de los trabajadores, que quiero agradecer, y también a los responsables de los otros auditorios de la ciudad que nos han ayudado, especialmente a Les Arts y a su presidenta Susana Lloret.

P ¿Es buen momento para coordinar mejor ambos auditorios y que no se contraprogramen?

R Sí. Susana Lloret y yo tenemos sintonía para que vayamos de la mano y no exista esa tradicional rivalidad entre los dos auditorios. Estamos para colaborar y ayudarnos.

P ¿La coordinación también ha sido buena con Maite Ibáñez, concejala de Acción Cultural y responsable del TEM y la Mutant?

R Sí, igual que con Lorena Palau de la Rambleta, con la gente del Palau de Congressos…

P ¿Con la anterior concejala, María Oliver, la coordinación hubiera sido igual de buena?

R Sí. Sé que tanto Maite como María saben la importancia de la cultura, y eso no muchos políticos lo ponen en valor. Yo nunca me he llevado mal con nadie. Puede que haya cosas que no me parezcan correctas, pero no guardo ningún mal recuerdo de María.

P ¿Si en noviembre pasado, cuando ocurrieron los primeros desprendimientos en el techo, se hubiera hecho una revisión más a fondo, el perjuicio hubiera sido menor?

R Fueron causas distintas, y fue casual que coincidieran. El problema de noviembre venía de unas filtraciones en el techo, y en junio fue por la climatización. Tenemos todas las revisiones en regla, aunque habría que pensar si la normativa que marca las revisiones tendría que mejorarse. Si fuera por esta normativa, no habríamos hecho la revisión hasta dentro de 20 años. Pero esa es una cuestión estatal y nosotros no podemos hacer nada.

P En cuatro años se han invertido 1,5 millones en mantenimiento, pero de esa cantidad 1,4 fueron para cambiar la conducción del aire. ¿La cantidad restante ha sido suficiente para mantener en condiciones el Palau?

R Se ha hecho todo lo que se debía de hacer porque el día a día nos lo demostraban. En los últimos cuatro años se ha invertido en mantenimiento un 500 % por encima de lo que se había hecho hasta entonces.

P ¿Se destinará dinero de la programación a la reforma del Palau?

R En principio, no. La programación es el pilar fundamental del Palau. En el equipo de gobierno todo el mundo sabe que el Palau es uno de los edificios más importantes de la ciudad. No habrá problema.

P Entre los 5 millones de la reforma y los 13 que cuesta al año el Palau, ¿corre el riesgo de convertirse en un ente muy caro?

R La cultura no es cara. Pero en este caso la mayor parte del presupuesto del Palau viene de pagar nóminas porque tenemos una plantilla muy grande, con casi 90 músicos en ella. El edificio no es caro. Lo era a nivel climático y lo vamos a solucionar.

P En agosto no renovó el contrato del subdirector artístico Manuel Muñoz. ¿Han empezado ya a buscar un sustituto?

R La programación de esta temporada ya está hecha y que la capacidad de programar no solo la tenía Manuel, sino también el director de la Orquesta y el del Palau, y el equipo técnico. Por tanto, ese trabajo se puede hacer perfectamente aunque no tengamos subdirector artístico. Pero cuando pase todo esto de las obras y haya menos trabajo, quiero que se ponga en marcha. No sé si con el mismo perfil de Manuel o abrirlo a más competencias… Eso se ha de estudiar, pero ahora no es una prioridad.

P ¿Cuando al director de la Orquesta de València, Ramón Tébar, se le acabe el contrato en dos años tendrá que someterse también a un concurso público o al criterio de la orquesta?

R Al ser el de director un perfil artístico la ley no te obliga a convocar un concurso. En cuanto a Tébar, la orquesta rara vez ha tenido mejor director. Lo que no sé es si él quiere seguir y de qué forma, porque está explotando y a un nivel grandísimo. Evidentemente la opinión de la orquesta es importante, pero ha de hacerlo de forma propositiva.

P Algunos comentan que la relación entre el director y los músicos no es muy buena...

R Eso no me consta. Pero la orquesta no puede vetar. Lo que no quiere decir que no sea su opinión escuchada. Pero no pueden cerrarle la puerta a nadie.

P ¿No pasa Tébar demasiado tiempo trabajando fuera de València?

R Es cierto que cuando empezó tenía una agenda muy establecida. Poco a poco va soltando lastre, pero si tiene oportunidades de dirigir orquestas como la de Viena, es bueno incluso para nuestra orquesta. Es como si a un jugador le llaman de una selección. Su club debe estar contento.

P Salgamos del Palau y vayamos al MuVIM, museo del que es usted la nueva responsable como diputada provincial. Su predecesor, el diputado Xavier Rius, tiene una causa abierta por unas presuntas irregularidades en la gestión. ¿Qué sabe del caso?

R No sé como está. Pero por lo que me han contado, creo que no hay irregularidades. Tengo mucha confianza en él no sólo por ser compañero de partido sino porque sé como es como persona.

P ¿Cambiará su gestión?

R Si una cosa funciona, y el MuVIM lo hace, como demuestran sus cifras de visitantes, que no las tienen prácticamente otro museo, demuestra que el museo está muy vivo. Siempre ha tenido proyectos muy interesantes y quiero que continue en esa línea, no convertirlo en otra cosa.

P ¿Qué queda de eso que decía Compromís de transferir competencias impropias de la diputación, como la de los museos?

R Como diputada me interesa que las cosas que gestiono se hagan de la mejor forma posible. Lo primero no es transferir sino que mis competencias se gestionen bien y la ciudadanía las disfrute. Y si en un futuro se demuestra que otra administración lo vaya a gestionar mejor, que se transfiera.

P Acabemos con una reflexión sobre sus cuatro primeros años al frente de la cultura municipal.

R Han sido cuatro años muy intensos. Yo pedí la concejalía de Cultura porque como socióloga me estaba dirigiendo a esta área. No es una gestión cómoda porque ha estado muchos años abandonada, pero a mí me compensa porque hemos trabajado para sectores que están muy necesitados de apoyo.

Compartir el artículo

stats