Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Musas

Musas

Se conocen como fuente de inspiración que favorecen o estimulan la creación artística, o así se estima, y también a la persona que, de alguna manera, influye positivamente en los artistas, aunque algunos las desconozcan por completo, e incluso en quienes no tienen relación alguna con el arte, y cuya musa inspiratoria en su devenir diario suele ser una señora. En el momento de editar esta crónica no se sabe todavía si las musas han iluminado a Melani García, la jovencita valenciana que ayer defendía el honor musical patrio en el festival de Eurovisión Junior en busca de un buen resultado. Amén.

Musas fueron Soraya y Chenoa en el Festival de la 97.7, Radio Levante, celebrado en el Teatro Olympia. Pero para sí mismas, porque cantaron en playback orquestal con cuatro músicos de figuración que no estaban muy inspirados. Ellas fueron la atracción de la gala, Soraya vestida de papel aluminio y Chenoa de largo, pero ambas dinámicas y muy artistas. La argento-mallorquina recordó con cariño a su compañero en la primera edición de OT, el valenciano Alejandro Parreño, al que presentó, que con su grupo va de Nómada en busca del «Infinito». El festival, a teatro abarrotado, resultó un triunfo total con varias musas presentes y alguna ausente, claro.

Y «Musas 2019» es el título de la colección que a siete destacadas mujeres residentes en València ha dedicado el artista realista y pintor retratista profesional Paco Seoane, cuya exposición puede visitarse en la sala de arte del hotel Westin. Sus musas son la terapeuta emocional Sara Virosque, la empresaria Judith Mas, que fuera aspirante a «Miss Divina»; la doctora en cirugía plástica Chelo Sabastián, la experta en gastronomía María José Viguer y la precursora de «Mamás en acción» Majo Gimeno.

A estas musas se añadirá mañana, martes, la empresaria gala residente en València Samantha Semur, mediante un acto en el propio Westin a las 19.30, y cerrará la colección en diciembre la directora de Dormitienda Mónica Duart. Siete mujeres especiales que el artista Paco Seoane ha seleccionado como musas preferentes en su colección que rinde tributo a la mujer. No ha tenido mal gusto el hombre.

Musas fueron las reinas Letizia y Sofía del Rastrillo Solidario Nuevo Futuro que en el Pabellón de Cristal de la Casa de Campo de Madrid preside Pilar de Borbón, al que acudieron a realizar algunas compras solidarias. Allí tiene un puesto benéfico la diseñadora y aristócrata valenciana Lina Lavín, condesa de la Car, buena amiga de la reina emérita a la que defendió en alguna ocasión, y que en su labor de venta cuenta con la ayuda de Clara Esmeralda Comos, presidenta de la Casa del Artista, de la que Lina es asociada. Cantidad de personalidades y artistas conocidos pasaron por el rastrillo, colaborando y dejándose ver para los selfies.

La musa del pop Madonna Louise Veronica Ciccone, o séase, Madonna, ha revolucionado el sistema al emitir un vídeo bebiendo su propio orín en una taza blanca, manifestando que es saludable y evita en parte el envejecimiento. Dice hacerlo después de cada concierto y tras meterse en una bañera repleta de hielo. Ello ha dejado frías a las gentes aunque aclarando la bebida preferida de las musas musicales. Es de esperar que el ejemplo no cunda para bien del vino y la cerveza.

«Las musas han pasado hoy de mí, andarán de vacaciones», decía Joan Manuel Serrat en su canción. Y eso es lo que debe haber sucedido a los guionistas de «La que se avecina» que Telecinco repuso en antena el pasado miércoles. Las musas les han dejado en blanco y los guiones son ramplones y retorcidos, pero sin gracia y en perjuicio de los actores. Y sin musas se hallan muchos publicistas autores de grandes campañas, porque hay cantidad de anuncios faltos de ingenio y absolutamente desgraciados que obran en contra del producto anunciado. Para más detalles de anuncios insoportables, Atresmedia y Mediaset.

Compartir el artículo

stats