Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna

Premio canadiense para José Evangelista

Premio canadiense para José Evangelista

Premio canadiense para José Evangelista

El compositor valenciano José Evangelista (1943) ha sido galardonado en Canadá, país donde vive hace 50 años, con el Premio Serge Garant otorgado por la Fundación Emily Nelligan por el conjunto de su obra y trayectoria profesional. Después del acto, celebrado el pasado 5 de noviembre, se celebró un concierto donde se escucharon dos de sus obras para voz y cello: Plume, un homme paisible (1974); Dos sonetos barrocos con texto de Lope de Vega y Quevedo (2003) y Bis (2003) para piano solo.

Este premio viene a culminar una serie de homenajes y actividades multidisciplinares que, desde el año pasado, han sido dedicadas a nuestro creador más internacional, con motivo de su 75 aniversario. Importantes instituciones como la Societé de musique contemporaine de Québec, la Maison de la Culture de Côte-de- Neiges o el Conseil des Arts de Montreal, entre otras, apoyaron esta iniciativa con conciertos, exposiciones, emisiones de radio y hasta un cómic en el que los autores fabularon alrededor de la vida y obra del artista valenciano.

En total, 18 escenarios (Conservatorio de Música, Chapelle de Saint-Louis, Teatro Outremont, Memorial Hall, Radio B, etc.,) fueron la sede de -nada menos- 54 actividades desarrolladas entre septiembre 2018 y junio 2019, a cargo de grandes solistas y de las Orquestas Sinfónica de Québec, la Andalous-Sépharad de Montreal, Sinfónica de Ottawa, Manitoba Chamber Orquestra, el Gamelan Giri Kedaton, o el Coro de la Universidad de Montreal. Las obras mas representativas de Evangelista pudieron volver a escucharse: La Porte, para mezzo y percusión; Ô Bali, las Nuevas monodías españolas, Alap et Gate, Quasat-Chestra (para octeto de saxofones), el Piano Concertante, la Symphonie Minute, y sobre todo, su «ópera fantástica» en versión concierto: el manuscrito encontrado en Zaragoza, basado en la obra de Jan Potocki. Se trata de un trabajo comprometido y fundamental en el catálogo de su autor, que aún espera ser escuchado entre nosotros.

València debe a Evangelista, profesor emérito de la Universidad de Montreal, un reconociendo oficial por ser nuestro músico de mayor proyección contemporánea. El Palau de les Arts, la Universitat de València, la Sociedad Filarmónica, la OV, el Coro de València, la Real Academia de Bellas Artes, el ayuntamiento y la propia Generalitat Valenciana, deberían liderar un homenaje conjunto tomando como referencia y modelo todo lo organizado en Canadá. Su ciudad no puede ser menos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats