02 de diciembre de 2019
02.12.2019
Opinión

"Mariss Jansons, el mejor regalo"

02.12.2019 | 17:25
"Mariss Jansons, el mejor regalo"

Creo que Mariss fue el mejor regalo que me hizo Ámsterdam. Y esas casualidades que tiene la vida han hecho que me enterara de su fallecimiento durante un viaje relámpago a esta ciudad y al despertarme precisamente en el mismo hotel donde él se hospedaba cuando estaba allí y donde tantas veces había ido a reunirme con él. Luego, esa misma tarde, asistí a una representación de "Die Walküre" con la excelsa Eva-Maria Westbroek, cantante que Mariss adoraba tras aquella "Lady Macbeth de Mtsenk" de Shostakóvich con Martijn Kusej que forma ya parte, por derecho propio, de la historia reciente de la interpretación lírica y que ni él mismo pudo superar años más tarde cuando volvió a esta obra en Salzburgo, con otra producción escénica y otra soprano protagonista.

Tuve mi primera entrevista para incorporarme a la Ópera Nacional de Holanda el mismo día en que tenía lugar el ensayo general de la nueva producción de Yevguéni Onieguin, con Mariss al frente de su orquesta del Concertgebouw y con dirección de escena de Stefan Herheim. Un teatro no puede ofrecer mejor carta de presentación para seducir a alguien a incorporarse a su equipo. Ya viviendo en la ciudad, sus conciertos en el mítico Het Concertgebouw Ámsterdam fueron no solo una cita obligada en mi agenda sino también una auténtica fiesta musical. Sólo por ellos ya mereció la pena vivir siete años en "waterland". Pero hablar del gran director que fue Mariss Jansons, no tiene mérito, lo sabemos desde hace muchos años y hoy merecidamente lo han recordado todos los medios.

Pero es que Mariss (sí, siempre fue Mariss, nunca Maestro o cualquier otro tratamiento formal) era además una persona adorable, entrañable. Fueron muchas las reuniones que tuvimos para preparar su siguiente proyecto en Ámsterdam, "Dama de picas" de Chaikovski -compositor que adoraba y del que alguna vez pensó en hacer "Mazeppa" o incluso "La doncella de Orléans"-, también con Herheim. Todos esos encuentros eran momentos maravillosos de conversación (porque Mariss era un gran conversador), llenos de anécdotas, en los que te acribillaba a preguntas. Porque Mariss era una máquina de hacer preguntas. Quería saberlo todo. Qué estábamos haciendo en aquel momento en el teatro, qué cantante había escuchado recientemente que me había llamado la atención, con qué directores de escena pensaba que él podía tener una buena conexión artística, y tantas tantas otras. Adoraba la ópera (cuando decidió dejar la titularidad en Ámsterdam me comentó que así tendría más tiempo para hacer ópera) y adoraba "La Bohème". Si, por casualidad, su inseparable Irina no estaba presente en la reunión, siempre llegaba el momento en el que te confesaba -como el niño pillo que consigue escaparse del control materno- que su gran ilusión era volver a dirigir esta ópera de Puccini de la que precisamente Irina lo mantenía totalmente apartado después que en 1996 sufriera un infarto dirigiéndola.

Y Mariss era una persona tremendamente sencilla y modesta. El pasado mes de marzo fui a uno de sus conciertos con la Bayerischer Rundfunk y lo primero que me preguntó al verme en la puerta de su camerino fue "¿Qué estás haciendo en Múnich?" sin poder imaginar/concebir que él era el único motivo de mi viaje a la ciudad bávara. Y enseguida surgió la máquina de hacer preguntas, intentando asegurarse esta vez de que mi decisión de dejar Ámsterdam y asumir la dirección artística del Palau de les Arts Reina Sofía era acertada. "¿Pero estás seguro de que es bueno para ti?" "¿Tienes presupuesto?" "No mucho", le decía yo. "¿Y cómo vas a hacer cosas importantes si no tienes dinero?" La conversación finalizó pidiéndome disculpas -¡¡¡sí, Mariss Jansons pidiéndome disculpas!!!- porque había decidido hacer "Borís Godunov" en Salzburgo el próximo verano y no en Ámsterdam. Un proyecto que él -cuando estábamos ensayando "Dama de picas"- me había pedido hacer en Ámsterdam ("¿Crees que la orquesta querrá hacer otra ópera conmigo?") y que había pospuesto en varias ocasiones. "Mariss, no te preocupes, no tienes que disculparte de nada. Además yo ya me fui de Ámsterdam", A lo que responde "Sí, tengo que disculparme, te había prometido que lo haría allí". Ése era Mariss.

Mariss ya no está más con nosotros pero nos queda Mariss Jansons, el gran maestro, "el mejor de todos nosotros" como decía Simon Rattle, sus grabaciones y el recuerdo imborrable de tantas noches de MÚSICA, con mayúsculas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Valencia

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre los mejores restaurantes de tu zona: Gandía, Torrent, Sagunt... y disfruta de la cocina valenciana.
Todos los restaurantes de Valencia

 

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.