Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tribuna

El Vestidor

El Vestidor

Domingo. Reinas de Arendelle

Reinas del hielo versión castiza por aquí tenemos, así a bote pronto, al menos tres. La buena, Gisela, a la que todo el mundo vio -si pilló esos segundos- en la gala de los Oscar; Isa Pantoja -que se autoproclamó sucesora después de matar a su majestad, musicalmente hablando- y Leticia Sabater, que encarnó a la soberana en una versión apócrifa y circense donde Frozen transmutaba en Fronze, en un ingenioso juego consonántico. Y así todo. De transmutación A esta reina low cost de Arendelle, de Leticia hablo, dice un testigo anónimo, presencial y de voz distorsionada que la vio, con sus propios ojos, comerse a besos al rey de la chatarra. La Sabater igual no tiene garganta para el Let it go, pero sí actitud. Que también cuenta.

Según la fuente, al affaire se le calcula una duración máxima de un mes. Los interesados, si los hay, e interés en el tema, niegan la mayor si por mayor se entiende el affaire. El reino de Arendelle, de existir, está en Noruega, entre fiordos. Y no hay chatarra. Allí reciclan.

Lunes. Guapos

El pasado es el pasado. Ocurre como con los traseros, que todo el mundo tiene uno. Con alguna excepción -hay quien no y hay quien varios, como Aramís- pero en general todo el mundo. Asraf Beno tiene un pasado. Asraf Beno, cuando no había pisado Cantora, fue investido Guapo de España. Edmundo Arrocet tiene un pasado extenso. Es por edad, pero también por currículo. Arrocet, entre otros muchos dones, se ve que tiene el de elegir guapos. Por alguna razón alguien ha decidido relacionarle con el mundo de la estética y la moda. Por alguna razón, el esteta, y diseñador en ciernes, vestido de amarillo pollo o limón, optó por encerrarse en los aseos del lugar para eludir las preguntas sobre su pasado reciente. Cuando Asraf se alzó con la banda, Bigote no estaba. Nadie vestía de amarillo. Y tan guapos.

Martes. Esperanza Matemática

Estadísticamente hablando, es más fácil que al maestro Joao le duren los novios que te toque la lotería. Pero la ilusión es lo último que se pierde. Y la lotería, pese a las estadísticas y las matemáticas, son una tradición muy nuestra, como los churros. A Terelu le gustan las tradiciones. Acaban de verla hacer doblete. El doblete es un décimo, o dos, o más, y un boleto, o dos, o más, de la ONCE. De una tacada. En puridad, salen más a cuenta la ruleta francesa, por ejemplo, o el blackjack. Pero ya es otra cosa, menos casual. Y que no te dejan entrar las porras al casino. Ni el chocolate.

Miércoles. Tubo de escape

Si Beatles y Queen pusieron letra y música a su amor por los coches, Loquillo cantó al Cadillac, Janis al Mercedes Benz, Prince al Corvette, Lana del Rey al Mustang y Los Inhumanos al Simca 1000, KR no podía ser menos. Pero KR ha ido más allá. Kiko le ha dedicado una canción al tubo de escape. Ojo. Que el tubo de escape es vital en el vehículo, es la clave de bóveda de un motor de explosión, una arteria fundamental. No la columna vertebral como la matriarca folclórica lo sería de la familia, y del cortijo, más bien la vía de evacuación que, como todo el mundo sabe, en anatomía -y todas las metáforas en ella basadas- es tan capital como las vías respiratorias. Tan importante es lo que entra como lo que sale. La familia le tiene afición al mundo del motor. Isa P. ya eligió un mono y un hangar repleto de deportivos, con sus respectivos tubos de escape -todo guiños, amor de hermanos- para su, hasta ahora y por fortuna, primer, último y único videoclip. La función de un tubo de escape es evitar que los gases se acumulen en el motor. Vale para los organismos, vale para las viviendas y vale para las familias. Hay que tener un tubo de escape. KR acompaña la evacuación -musical- con un baile. Viral. Que vendría a ser tóxico.

Jueves. Las Tentaciones

Si la finalidad del experimento sociológico -llámalo X- era, como decía la presentadora en su papel, reforzar las parejas resistiendo las tentaciones, el experimento sociológico ha salido, vamos a decir, mal tirando a fatal. Del mismo experimento en versión original italiana llegó Gianmarco Onestini y bueno, va, ha tenido sus altibajos, sus idas y venidas, sus etapas bajo sospecha pero, a día de hoy, es el Romeo nacional (importado). Con permiso del maestro. Si la finalidad del experimento sociológico -llámalo X- era, como dice la presentadora en su papel, descubrir si las parejas no eran tales o que cada cual hiciera de su capa un sayo, o se descubriera a sí mismo, que es lo que se suele decir en estos casos, pues nada, el experimento ha sido un éxito. Estefanííííía.

Viernes. Los Hackers

Hackear, o jaquear, es introducirse de forma no autorizada en un sistema informático. Anonymous comenzó a hacer de las suyas en 2003. Ebay, uno de los servicios de comercio online más importante del mundo, fue hackeado en 2014. En abril de 2019, los investigadores descubrieron que una gran colección de datos de usuarios de Facebook andaba expuestas. Con el alias cOmrade, un muchacho de 15 años llegó hasta los ordenadores del Departamento de Defensa de los Estados Unidos. En septiembre del año pasado, y no satisfechos con colarse en el móvil de Jeff Bezos, los piratas informáticos invadieron la intimidad de Belén Esteban con la intención de chafarle la exclusiva de la boda. Chayo Mohedano, según ella, es objeto de deseo de los hackers. Interesados quizá en los secretos de su nuevo look. El corte exacto del flequillo, la técnica, O el número concreto del tinte. Que tira a zahíno. Secretos de Estado y eso.

Compartir el artículo

stats