Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Música

"En algún momento de la gira las buenas intenciones se van por la ventana"

The Mission ofrecerá en València dos conciertos que repasarán todos sus discos desde los 80 - "Nuestro público no se ha regenerado tanto como merecemos"

"En algún momento de la gira las buenas intenciones se van por la ventana"

"En algún momento de la gira las buenas intenciones se van por la ventana"

En València hay un tipo de persona al que se le eriza la piel y le crece el pelo de la coronilla cuando escucha los acordes siniestros y épicos de «Wasteland», «Butterfly on a Wheel» o «Deliverance». Música hecha por unos señores de Bristol, Inglaterra que para algunos aborígenes de aquí tiene más poder evocador que el himno regional o incluso una canción de Nino Bravo. Esos temas son de The Mission, la banda fundada por Wayne Hussey y Craig Adams cuando dejaron (o Andrew Eldritch les echó de) The Sister of Mercy.

La próxima semana vuelven a València. Será los próximos lunes 9 y martes 10 en la Sala Moon con dos conciertos especiales y distintos entre sí. En el primero The Mission tocarán canciones de sus álbumes impares y en el segundo de sus discos pares. Al final no deja de ser una excusa para poder venir dos días. «Tenemos ya cierta edad y tocar en una ciudad diferente todos los días se vuelve bastante agotador -explica Wayne Hussey en una entrevista facilitada por su promotor-. Así que queremos pasar un par de días en cada ciudad y, si nos apetece, pasear por ella, lo cual rara vez podemos permitirnos».

Lo cierto es que The Mission ya conocen València o, al menos, han tocado por aquí en bastantes ocasiones. Actuaron en Ku Manises en el 86, en Arena en el 88 y el 90, volvieron a tocar en Ku un par de veces más, y en Repvblicca también, la última de ellas en 2016. «Creo que nuestra audiencia, en general, ha envejecido con nosotros -explica Hussey sobre sus fieles acólitos-. Nuestro público no se ha regenerado tanto como me gustaría o creo que merecemos, pero "c'est la vie". Hay una o dos caras nuevas aquí y allá, y siempre es alentador verlo, pero es lo que es. Estamos bendecidos con una audiencia muy leal y sin ellos no estaríamos aquí hoy».

Sexo, drogas y rock'n'roll

The Mission son unos dignos supervivientes de ellos mismos y de sus excesos. Cuando irrumpieron en el panorama musical de los 80, pronto fueron saludados como adalides de la enseña del «sexo, drogas y rock'n'roll». Pero los tiempos han cambiado y ahora son unos señores bien tocando buenas y viejas canciones.

Aun así, Hussey advierte que «cada gira que salgo empiezo con las mejores intenciones, pero en algún momento, esas mejores intenciones se van por la ventana». Dice que se hace difícil comer adecuadamente y que intenta no fumar más, «pero generalmente recaigo en algún momento durante la gira. Y todavía abro una botella de vino una hora antes de la actuación y me la voy puliendo durante el espectáculo. Pero he aprendido que no he de beber después de los conciertos, ya que es cuando comienzan los problemas, especialmente cuando hay una gira larga como ésta. Y ya no uso drogas, y trato de comer frutas, nueces y verduras. Pero siempre existe la posibilidad de que me resbale. ¡Al fin y al cabo, solo soy humano!».

Respecto a la relación entre los miembros de la banda, el líder de The Mission explica que, «aunque no diría que somos los mejores amigos, hay un profundo afecto y respeto mutuo. Probablemente más con Craig y Simon Hinkler por lo que pasamos juntos en los primeros años. Nadie más puede saber cómo fue eso para nosotros. Éramos una pandilla muy unida y básicamente pasamos casi todo el tiempo juntos en esos primeros años. Fue solo cuando las esposas, novias y otros intereses externos entraron en juego, que empezamos a no salir tan a menudo como solíamos hacerlo».

La gira con la que The Mission llega a València se llama «The United Party Tour», un título en el que no hace falta escarbar demasiado para darse cuenta que hace referencia al Brexit. «He estado yendo y viniendo entre Brasil y el Reino Unido varias veces al año desde 2016 y creo que el país nunca había estado tan dividido», asegura Craig, quien califica todo este proceso de «tóxico» y de «paso atrás» para el país. «Las personas que normalmente eran bastante pasivas se han vuelto muy agresivas con argumentos vehementes a favor y en contra del Brexit», indica.

Pese a ello, no duda en defender a un vehemente pro-Brexit llamado Morrissey y su derecho a expresar su opinión. «El hecho de que haya sido vilipendiado por los medios de comunicación, e incluso por sus propios fans, tontos, es ridículo. Esté o no de acuerdo con él, y no estoy de acuerdo con este tema en particular, sigo pensando que tiene todo el derecho de decir lo que piensa. No afecta a la música que hace. Me quito el sombrero».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats