Ignoramos como serán los museos tras la coronacrisis, pero sabemos que València estrenará uno, el Centro de Arte Hortensia Herrero. El plan es que la pinacoteca del palacio Valeriola abra sus puertas en 2023.

La Fundación Hortensia Herrero ha mostrado a través de un video el estado de las obras del palacete de la calle del Mar, donde se ha descubierto el límite del antiguo barrio judío (Xerea), un horno del período bajomedieval y parte de los muros del circo romano de Valentia. Además desde que comenzaron las obras también han salido a la luz restos de un patio islámico, formado por una parte central de planta cuadrangular, una alberca en el interior y fuentes en cada uno de sus extremos.

El edificio que acoge el futuro Centro de Arte Hortensia Herrero deja a la vista los restos arqueológicos de la formación de la València antigua: romana, cristiana, judía e islámica. El proyecto arquitectónico diseñado por ERRE Arquitectura conservará los vestigios históricos para convertir los 3.500 metros cuadrados del céntrico palacio neoclásico en un espacio para el arte contemporáneo.

El estudio ERRE Arquitectura (José Martí/Amparo Roig/M. Ángles Ros) conservará el volumen del palacio Valeriola, de principios del siglo XVII, y reconstruirá los elementos alrededor del patio. En el enclave que da a la calle San Cristóbal ha optado por mantener su fachada y construir cuatro plantas para conseguir un conjunto integrado con los edificios colindantes.

La visita virtual se puede contemplar en la nueva web del Centro de Arte Hortensia Herrero (cahh.es). La cámara traspasa la entrada del número 31 de la calle del Mar, y recorre las estancias de la planta noble, la andana, la escalera de piedra tallada o el patio interior, que mantendrán su estructura y sus elementos patrimoniales. La visita finaliza en lo que será el futuro jardín del centro de arte.

«Llevamos el arte dentro»

La Fundación Hortensia Herrero y el estudio ERRE Arquitectura han mantenido encuentros con los vecinos para informarles del proyecto cultural, que nace «con el propósito de compartir el arte contemporáneo más relevante a nivel internacional y contribuir a que la Comunitat Valenciana sea un destino cultural y artístico de referencia». Como dicen las vallas en la puerta del palacio de Valeriola: «Llevamos el arte dentro».