La emergencia sanitaria decretada para frenar la expansión del coronavirus ha dado lugar a innumerables muestras de solidaridad, pero las largas horas de confinamiento también ha aumentado la distribución por las redes de archivos digitales con libros y música sin la autorización de sus creadores. La editorial Bromera, en colaboración con la Fundació Bromera per al Foment de la Lectura, ha lanzado una campaña de sensibilización para reivindicar el valor del libro como producto cultural, fruto del trabajo y creatividad de muchas personas. La firma alcireña ha realizado un llamamiento a la cautela y la responsabilidad de aquellas personas que reciben en sus móviles y ordenadores el acceso a copias no autorizadas ya que, según alerta, el futuro de aquellos que hacen posible esta producción cultural esta amenazado por la actual coyuntura, pero “sobre todo” por el aumento de estas prácticas ilícitas que, según advierte, se han incrementado “notablemente” en las últimas semanas. “Hemos de ayudarnos en los momentos difíciles, pero también hemos de jugar limpio con quien nos ayuda, porque la cultura y los libros tienen un valor construido por muchas personas”, ha subrayado el editor, Josep Gregori.

Bromera, al igual que otras editoriales, ha ofrecido gratuitamente parte de los contenidos educativos para facilitar a las familias y los alumnos materiales que les permitan trabajar desde casa durante el confinamiento. La empresa destaca que son gestos solidarios y de responsabilidad ante una situación de crisis, si bien subraya que estas iniciativas “deben convivir con la idea de que la cultura tiene un valor y unos propietarios, que el trabajo y las ideas de las personas implicadas en la creación de los libros se tiene que retribuir y que sus derechos no se pueden vulnerar impunemente”.

La editorial valenciana ha invitado a ciudadanos y agentes culturales a implicarse en la campaña “El valor dels llibres”, por la que cada semana lanzará una serie de videos protagonizados por personas conocidas, pero también anónimas vinculadas al sector del libro, que recordarán el valor de la cultura. También se difundirá material educativo para dar a conocer al público de todas las edades el proceso de creación de los libros y las personas que lo hacen posible. La campaña también servirá para dar visibilidad a los autores valencianos y a todos los agentes implicados en el mundo editorial.