Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El descontento de Ramon Tébar

Sin fecha de reapertura y con tres temporadas en blanco como mínimo, el Palau de la Música encara un futuro incierto que ha complicado aún más la emergencia sanitaria del coronavirus. La Orquesta de València (OV), la titular del auditorio, ha tenido un carácter ambulante desde el cierre del Palau, tanto para los ensayos como para los conciertos. Aunque la mayoría del programa fue reprogramado y encontró acomodo en Les Arts, la suspensión de la actividad por el estado de emergencia dificulta su vuelta a la «nueva normalidad».

El primero que ha alertado de esta situación es el director de la OV, Ramón Tébar. El maestro cobra sus emolumentos por conciertos, con un mínimo que establece su contrato, así que ha reclamado a la dirección del Palau un incremento de audiciones para la próxima temporada en compensación por la perdida de ingresos. Una demanda que no ha sido bien recibida en Palau y que ha contrariado al titular de la OV. Ramón Tébar fue la apuesta de la presidenta del Palau de la Música, Glòria Tello y del director, Vicent Ros para sustituir al maestro Yaron Traub en julio de 2017.

Compartir el artículo

stats