30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Mala Rodríguez: "Cuando era adolescente estaba enfadada, ahora me río más"

Rapera icónica de la escena nacional

La Mala Rodríguez: "Cuando era adolescente estaba enfadada, ahora  me río más"

La Mala Rodríguez: "Cuando era adolescente estaba enfadada, ahora me río más"

n Volver a los escenarios, después de meses de confinamiento, es una experiencia «muy intensa» para Mala Rodríguez : «Tenía muchas ganas de armar un show con mi equipo y preparar un evento inolvidable para nosotros y para la gente que venga. Aunque a día de hoy, con los tiempos que corren, pienso que cada show puede ser el último», comenta la cantante, que está presentado su nuevo disco, Mala (2020). Un trabajo de estudio que llega siete años después de Bruja (2013), el último álbum que publicó.

«El disco es muy bonito. Hay muchas canciones distintas, unas para reflexionar, otras para perrear? Es muy ecléctico», dice la artista, que reconoce haberse tomado estos siete años como un tiempo para explorar: «He estado trabajando con mucha gente, más del underground. He explorado la escena musical, me mudé, tuve una niña... He hecho muchas cosas, también conciertos. Al final, la vida es lo que te inspira, las cosas que haces», señala. Hacer las cosas con tiempo es toda una reivindicación en esta época en la que todo va muy rápido: «Hay que parar, estar atento. Si no, no te das cuenta de nada», sugiere la rapera, que en este raro 2020 celebra los 20 años de su primer álbum de estudio, Lujo ibérico (2000).

«Ha habido una gran evolución en el mundo de la música, pero nada tan impactante como lo que ha pasado este año. Se ha tenido que crear el movimiento 'la cultura es segura', en el que tenemos que respetar el distanciamiento social, cuidar a los demás? Es lo más alucinante que he visto, nunca antes había vivido algo igual», cuenta.

Se siente bien sabiéndose un icono del empoderamiento femenino sobre los escenarios, pero a ella le interesan también las historias: «No todo es tener confianza para subir a las tablas, sino para contar tu historia. Esto implica valentía, y es bonito. Siento mucha hermandad y orgullo por todas las mujeres que tienen esa valentía, me caen bien, me gustan las mujeres así», dice Mala, referente de toda una generación.

En los últimos tiempos, Mala Rodríguez ha colaborado con Lola Índigo, Juan Magán, y muchos otros artistas. No se ha librado de las críticas: muchos dicen que se ha dejado llevar por la moda del reggaeton, por lo más comercial. Desde siempre, la andaluza ha defendido que lo hace es lo que le gusta, ser ella misma. Y entiende que a alguien no le pueda gustar todo lo que hace: «Comprendo que a los músicos nos encasillen para identificarnos, pero yo he hecho de todo, canciones más líricas, más rap, o otras más bailables. He hecho todo con lo que me he ido identificando como persona. Ahora mismo me siento feliz, muy bien en mi piel, me apetece disfrutar? Cuando era adolescente estaba más enfadada, ahora estoy más jugona, me río más».

Huye de etiquetas y se siente libre, fuerte y más capaz que nunca de hacerlo todo. Es consciente de que es inevitable en el negocio que exista una «corriente musical» dirigida solamente a «entretener, algo que también pasa en el cine», y lamenta que cueste ver o escuchar cosas que ofrezcan un discurso o una lectura más profunda sobre los temas de actualidad. En su discurso, no obstante, continúa presente la reivindicación del poder femenino, la hermandad entre mujeres y el rechazo al abuso, sea de la manera que sea: «El abuso nunca me ha gustado. Creo que los humanos somos bondadosos, pero el egoísmo nos va minando, y hay que luchar contra eso», recuerda La Mala.

Compartir el artículo

stats