30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La música pide previsión en los criterios sanitarios y reivindica que es «segura»

Las pérdidas se aproximan a los 55 millones de euros desde mitad de marzo hasta septiembre

Uno de los primeros conciertos de la sala 16 Toneladas tras el confinamiento.

Uno de los primeros conciertos de la sala 16 Toneladas tras el confinamiento. f. bustamante

La música en directo en la Comunitat Valenciana vive una «crisis sin precedentes que hace muy difícil garantizar el futuro de las empresas vinculadas al sector», según los promotores valencianos. Los estudios realizados por las organizaciones representativas de la industria, como la Asociación de Promotores Musicales de la Comunitat Valenciana (MusicaProCV), la Valencian Music Association (VAM) y la Asociación de Promotores de Festivales de la Comunitat Valenciana (PROMFEST), ya auguraban un año catastrófico en el cual muchas empresas se asoman al cierre.

Según las cifras disponibles, la previsión de pérdidas en la facturación del sector en la Comunitat Valenciana se aproxima a los 55 millones de euros desde el inicio del estado de alarma hasta el 15 de septiembre. Las empresas promotoras son las más afectadas por esta crisis, con un perjuicio aproximado de 38 millones de euros, un 83% de su facturación total. Además, el impacto total de la crisis de la Covid-19 en la industria de la música en vivo se estima en más de 70 millones de euros si se tienen en cuenta las actividades directa e indirectamente relacionadas con el sector.

Aunque se han desarrollado iniciativas como Republic Alive o Nits del Carme en La Marina de València, así como las Noches Mediterráneas en el Puerto de Alicante, entre otras. En estos acontecimientos que han tenido lugar durante los meses de julio y agosto no se ha registrado ningún contagio y los asistentes han podido disfrutar de la cultura al mismo tiempo que se respetaban las regulaciones respecto a la higiene, la trazabilidad, el distanciamiento social y el uso de mascarillas.

Sin embargo, los promotores musicales se ven afectados por una gran inseguridad provocada por la falta de información sobre los criterios aplicados por la Conselleria de Sanidad para obtener las autorizaciones obligatorias para la realización de eventos para más de 400 personas. Ya se han denegado autorizaciones y se han cancelado eventos como el concierto que Mayte Martín iba a realizar en Sagunto el pasado 25 de agosto. Así, el sector teme una nueva ola de cancelaciones por parte de la administración, un hecho que repercutiría muy negativamente en la recuperación de la música en directo.

«Los permisos se conceden o deniegan en el último momento, cuando faltan muy pocos días para el evento o incluso en las horas previas. Por este motivo, los agentes del ramo tienen muchas dificultades para afrontar inversiones empresariales, al mismo tiempo que se deben asumir gastos y pérdidas por la cancelación de espectáculos», lamentan.

Compartir el artículo

stats