03 de septiembre de 2020
03.09.2020
Levante-emv
Máxim Huerta

Màxim Huerta: "Volvería a aceptar ser ministro una y otra vez"

El periodista y escritor presenta su nueva novela, 'Con el amor bastaba'

03.09.2020 | 11:07
Máxim Huerta.

Escritor y periodista. 'Con el amor bastaba', que ya va por la cuarta edición, es "un canto a la belleza de lo diferente", asegura el valenciano, que este jueves presenta en el ciclo 'Mares de papel' de Mazarrón la que es su octava novela. Dice que el Mediterráneo le ayuda a desconectar "de la situación bronca actual que ensucia la política y la sociedad". Fue ministro, breve pero ministro, "y volvería a aceptar el puesto", dice. «Todos deberíamos tener un ministro dentro», añade.

El escritor y periodista Màxim Huerta (Utiel, 1971) clausura esta noche el ciclo de encuentros literarios 'Mares de papel', que se ha venido celebrando desde el pasado 13 de julio en el Mirador de Bahía de Mazarrón (junto Club de Regatas). Aunque en los últimos años su fama ha venido ligada a su labor como contertulio en El programa de Ana Rosa (Telecinco) y, sobre todo, a su breve paso por la jefatura del Ministerio de Cultura y Deporte –cargo que le duró apenas siete días–, el valenciano viene cultivando desde hace ya más de una década su faceta como escritor. Así que, inmerso en una nueva etapa profesional tras su breve paseo por el mundo de la política, Huerta llega a Mazarrón para presentar su última novela, Con el amor bastaba (Planeta, 2020), que narra la vida vista a través de los ojos de un niño que descubre que puede volar; una obra que mezcla realidad y ficción hasta conseguir un conjuro de ternura y encanto. El autor atiende desde su retiro vacacional nuestra llamada.

P Nació en Utiel, creció en Buñol, estudió en Valencia... Y aún elige la Costa Blanca como refugio. ¿Qué le une tan fuertemente al Mediterráneo?

R La familia. Estar en esta tierra es estar cerca de la familia, es mi madre, son mis primas y tiene todo lo que a mí me gusta. Esa mezcla de lo rural y lo cosmopolita, el mar y el clima. Me siento en casa y esa es la mejor sensación que existe.

P Su libro, en cambio, habla de lo distinto, de lo que escapa de la norma. En concreto, de personas especiales, de gente diferente. ¿Se considera así?

R Todos somos raros, especiales, particulares y, en definitiva, únicos. Este libro es un canto a la belleza de la diferencia. Igual que me parece maravillosa una tierra en la que tienes lugares totalmente opuestos unos a otros, con millones de escondites y secretos, me pasa igual con las personas. En esos detalles encuentro la exquisitez de la belleza.

P Todos hemos querido en algún momento de nuestra vida destacar, pero a la vez marginamos al diferente.

R Yo creo que por eso está gustando tanto el libro. Todo el mundo se ha sentido diferente en algún momento, mirado, subrayado, cuestionado y se ve reflejado. Todavía hay muchas personas que cargan mochilas de prejuicios e intolerancia y eso hace que todo lo distinto siempre sea cuestionado. El que tiene otro acento o color de piel, otra forma de ser o de moverse cuando eso es lo bonito, la mezcla, la diferencia, lo que luego buscamos cuando viajamos fuera.

P El protagonista de Con el amor bastaba descubre que puede volar y que eso le hace único, ¿qué es volar para usted?

R Volar es sentirse libre, feliz, es sentir que estás haciendo lo que te apetece. Desde niños todos hemos soñado con volar. Nuestros superhéroes siempre han volado, incluso Mary Poppins y Peter Pan. Echo la mirada atrás y recuerdo cuando soñaba con volar atándome un jersey al cuello.

P Escribió este libro durante un retiro en la Provenza después de cerrar una etapa y, como aquel que dice, acaba de ver la luz. Ha cerrado también otra etapa en televisión. ¿Se va a tomar un descanso?

R Estoy trabajando ya en una próxima novela, este lugar es que es un motor para mí. Me siento en casa y eso hace que la mente esté tranquila, fluyan más las ideas y nazcan las novelas.

P Parece que nunca descansa.

R Como autor nunca descansas porque siempre te fijas en lo que ha dicho alguien, cómo se mueve, qué comenta... Todo lo que vives sirve para una novela. No es que existan las musas, no creo en ellas, pero si tú observas mucho, eso te sirve para escribir. Aunque esté tomando el sol, mi cabeza está centrifugando ideas.

P ¿Cuál ha sido su mejor experiencia en televisión?

R Quizás sorprenda, pero cubrir el cónclave del papa Francisco para mí ha sido periodísticamente la experiencia más salvaje, atractiva, interesante y hasta cinematográfica de mi vida. Es todo lo que puede imaginar y desear un periodista.

P Periodista, escritor, presentador, ministro... Es un hombre verdaderamente polifacético. ¿En qué papel se siente más cómodo?

R Contando historias. Ser periodista también es contar historias. Si las cuentas con tranquilidad y te permiten hacerlo es la forma más bonita de hacerlo. Todos los escritores antes han sido periodistas: Mariano José de Larra, García Márquez y hasta Delibes. Yo creo que ese es el camino natural.

P ¿De dónde viene su interés por la política?

R Todos deberíamos tener un ministro en nuestro interior. Un ministro crítico, que valora, que tiene interés, que es capaz de mirar la vida con ojos de servicio público. Independientemente del partido, yo no estoy hablando de tendencias. La política no ha de ser algo de los demás, ha de ser algo nuestro, y entre todos, construir.

P ¿Y alguna vez pensó en dar el paso?

R No, jamás. Ni he estado en ningún partido, ni lo estoy, ni jamás he estado en listas. Simplemente se me ofreció ser ministro y me pareció una inmensa responsabilidad, atractiva e interesante, que volvería a aceptar una y otra vez, porque creo que es una de las cosas más bonitas que puedes hacer como ciudadano por tu país: intentar cambiarlo a mejor.

P ¿Qué opina del panorama político actual?

R Me parece que está muy bronco, muy sucio, y todos contribuimos a ese ruido, también los ciudadanos, y el ruido no es bueno para el país.

P ¿Cree que la transmisión y la defensa de la cultura ocupa el lugar que se merece?

R No, hay una mirada demasiado crítica y torticera con la cultura. Tú te morirás, yo me moriré, morirán los lectores del periódico y lo que quedará es el sabor de nuestras recetas, las canciones, las rondallas, las películas, los libros, nuestras fiestas, la Semana Santa, todo nos sobrevive.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Restaurantes en Valencia

Los mejores restaurantes en Valencia

Descubre los mejores restaurantes de tu zona: Gandía, Torrent, Sagunt... y disfruta de la cocina valenciana.
Todos los restaurantes de Valencia

 

Heráldica

Los mejores restaurantes en Valencia

¿Conoces la historia y los orígenes de tu apellido? Visita nuestro canal de Heráldica y descarga tu lámina. Si no encuentras tu apellido, pídelo gratis.