Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Museos

Un plátano gigante duerme la siesta en la fachada del IVAM

La obra del artista de Xàtiva Artur Heras estará expuesta hasta el 10 de marzo - 'Plàtan-siesta' mide 50 metros cuadrados

Un plátano gigante duerme la siesta en la fachada del IVAM

Un plátano gigante duerme la siesta en la fachada del IVAM

José Miguel G. Cortés agota sus días al frente del IVAM. El día 23, Nuria Enguita será quien le reemplace al frente de la dirección del museo. Quizás, por esa sensación de despedida, ayer, en la presentación de la intervención que Artur Heras ha realizado en la fachada del museo, el aún director andaba cabizbajo. Y nostálgico. Con buenas pero escuetas palabras, el ejecutivo reiteró haber hablado con su sucesora y haberle ofrecido «toda la ayuda del mundo». «La llamé para darle la enhorabuena, me ofrecí a ayudarla porque quiero que el museo vaya cada día mejor», dijo a los pies de la majestuosa intervención realizada por el artista de Xàtiva Artur Heras, un plátano gigante que duerme la siesta. Una pieza que podrá verse hasta el 10 de marzo y que substituye a la anterior intervención de Miquel Navarro. ¿Y por qué Heras? «Artur Heras es un nombre fundamental en el panorama artístico de las últimas décadas en el País Valenciano. Es pintor, pero también ilustrador, diseñador y ha trabajado en proyectos vinculados al urbanismo y la arquitectura y tiene una trayectoria muy sólida y completa», justificaba José Miguel G. Cortés. «Sé que la escala es impresionante pero lo que tenía clarísimo es que esta obra no podía ser una abstracción y necesitaba de una lectura inmediata y clara», apuntaba.

La pieza de 50 metros cuadrados, un nuevo proyecto ideado por Heras dentro de la línea IVAM PRODUEIX, consiste en una adaptación digitalizada de un lienzo de 1970 en el que, después de cincuenta años, el propio Artur Heras versiona el espacio interior como iniciaron Kafka o Magritte.

La figura central de esta pintura es un plátano tumbado sobre una cama tubular haciendo la siesta.

Para Artur Heras, al que la crítica señala como uno de las primeras manifestaciones del Nuevo realismo y el pop art valenciano, «la cama es, probablemente, el símbolo más onírico de cuantos existen en el hábitat cotidiano del individuo; es el lugar donde se nace y muere, pero también es allí donde nos acomodamos y soñamos. Es sinónimo de concentración humana en hospitales, acuartelamientos y similares. Habla de la memoria, de la gravedad de los cuerpos sólidos, de una materia pesada que hay que transformar en vez de olvidar».

Así, sobre la figura del plátano durmiente se alza un gran símbolo de interjección, una cabeza en exclamación, que forma entre otros puntos un pequeño mapa de constelaciones, un agujero por donde se cuelan y desaparecen los sueños.

La obra una digitalización del acrílico «Plàtan-siesta» de la colección del autor cuyo original mide 130x150 cm.

Entre José Miguel G. Cortés y Artur Heras la sintonía, trasciende, es total. Son amigos y lo reconocen. Así, el director del museo, recordó que cuando se conocieron, Artur Heras dirigía la Sala Parpalló, dependiente de la Diputación de València. Ya entonces, confesó G. Cortés, Artur le pareció «un gran artista y una gran persona, dotado de una notable inteligencia y una amplitud de miras».

Un artista del que Giralt Miracle ensalza su «capacidad de construir, manipular y contextualizar el objeto artístico haciendo que predomine el arte sobre la retórica y el esteticismo» y del que Manuel Vicent dice que está «poseído por el espíritu del no y eso es lo que lo hace libre». «Artur Heras ha utilizado la imaginación como arma contra los principios establecidos», escribe en uno de sus catálogos.

Dentro del proyecto IVAM PRODUEIX la fachada del IVAM ha mostrado obras de destacados artistas como Miquel Navarro, que ocupó el espacio hasta ayer, Carmen Calvo, Soledad Sevilla, Cristina Lucas, Marina Núñez o Juan Hidalgo.

Artur Heras es un destacado representante del Nuevo realismo y el pop art, con obra expuesta en València y en ciudades como Barcelona, Madrid, Sevilla, Múnich, Ciudad de México, Pamplona, París o Perpiñán. Entre las obras de la colección del IVAM, està la pieza «Els set pecats capitals» de 1971. En sus trabajos pictóricos, escultóricos y en su faceta de agitador gráfico siempre ha destacado por un estilo directo y depurado al mismo tiempo, espontáneo y contundente, resultado de una cuidada puesta en escena de temas y conceptos que nos acercan a un universo misterioso y complejo, plagado de mensajes y descubrimientos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats