Suscríbete Ahora

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los promotores acusan a Sanidad de cancelar conciertos "sin razón objetiva"

Las empresas musicales critican también las reducciones de aforo a última hora y piden al presidente de la Generalitat que el Consell elimine la obligación de obtener un "permiso extraordinario" para realizar eventos de más de 400 espectadores

Espectadores en el concierto de Pablo López en la Marina de València el pasado agosto.

Espectadores en el concierto de Pablo López en la Marina de València el pasado agosto. germán caballero

El próximo jueves 17 de septiembre los trabajadores de la industria musical están convocados a una protesta que recorrerá varias calles del centro de València -desde el Parterre hasta la Plaza del Ayuntamiento- y de otras ciudades españolas para dar visibilidad a la alarmante situación que está viviendo el sector, y a la falta de reconocimiento por parte de las Administraciones Públicas como una industria especialmente perjudicada por la crisis sanitaria. Los miembros del colectivo Alerta Roja también reivindican la posición estratégica del sector cultural dentro de la recuperación económica del país y por eso exigen la reactivación inmediata de las agendas culturales y de eventos públicos, «bajo el estricto cumplimiento de todos los protocolos de seguridad sanitaria». Ayer, los promotores musicales valencianos anunciaron su participación en la protesta de Alerta Roja e hicieron público un comunicado en el que exigen al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que «inste» a la consellera de Sanitat, Ana Barceló, que facilite los permisos para realizar eventos musicales con capacidad superior a 400 personas, «al igual que ha hecho con los recintos y salas de licencia ordinaria». En la resolución del 17 de agosto de 2020 de la Conselleria de Sanidad y Salud Pública sobre medidas de prevención frente a la covid-19, establece que los conciertos de más de 400 personas, al aire libre, siguen necesitando de un permiso extraordinario de las administraciones sanitarias. Estos permisos, según los empresarios, se están denegando de forma sistemática y han obligado en las últimas semanas a cancelar conciertos como el de Maite Martín en Sagunt a Escena, a reducir aforos a la mitad y devolver entradas, o a duplicar las actuaciones de un mismo artista a última hora, aumentando así el coste del evento. Estas reducciones de aforo han afectado a artistas programados en las últimas semanas en los escenarios valencianos como Amaral, Sidonie, Guitarrita de la Fuente, León Benavente, Carlos Sadnes, Shinova o José Mercé. «Ante las numerosas cancelaciones de conciertos y eventos musicales que se están produciendo en la Comunitat, las principales asociaciones profesionales de la industria musical valenciana (MusicaProCV, VAM!, En Viu!, Promfest) vuelven a insistir en que todas las actividades musicales que están siendo organizadas por las empresas cumplen escrupulosamente con las medidas de seguridad», subrayan las asociaciones en su comunicado. Promotores, mánagers, artistas y el resto de los agentes de la industria musical valenciana consideran discriminatoria la exigencia de esta «licencia extraordinaria», pues los conciertos son, aseguran, lugares que cumplen exactamente con las mismas medidas de seguridad que otros espacios. «En las últimas semanas -señalan los empresarios-, se han cancelado o reducido conciertos y eventos musicales sin una razón objetiva, a pesar de que las empresas vinculadas a la música en directo han trabajado intensamente durante los meses de inactividad para poder desarrollar conciertos y eventos seguros durante la etapa de nueva normalidad. Son protocolos exigentes que cumplen con los mismos requerimientos a teatros y auditorios respecto a la distancia interpersonal, el uso de mascarillas, las medidas de higiene, la formación de personal profesional y que han demostrado sobradamente su eficiencia. De hecho, todavía no se ha conocido ningún registro de contagio por covid-19 en un concierto». Los empresarios ha incidido en la importancia de crear un «verdadero plan de rescate para la música» ante la parálisis del sector, ya que consideran que las medidas adoptadas hasta ahora por la Conselleria de Cultura «son insuficientes y carecen de perspectiva a medio plazo».

Alerta Roja declina la invitación de Uribes para reunirse ante la protesta

Las empresas musicales han pedido también «a los políticos valencianos un ejercicio de responsabilidad política y ciudadana para que no hagan declaraciones sin fundamento que señalan a la cultura y la actividad musical como eventos inseguros desde el punto de vista sanitario». «Todas las actividades musicales profesionales de la Comunitat organizadas en este tiempo cuentan con el máximo rigor y con las garantías para poder celebrarse con total seguridad». En este sentido, el Ministerio de Sanidad estrenó ayer una campaña publicitaria en la que, como ya hizo hace unas semanas el Ayuntamiento de Murcia, vincula eventos musicales con ingresos hospitalarios por coronavirus. Ayer mismo, el movimiento de profesionales del sector de la música #alertaroja#hacemoseventos anunció que el ministro Rodríguez Uribes, los había convocado a una reunión en la sede del Ministerio de Cultura y Deporte, para tratar sobre la problemática del sector de la música en vivo. Pero este conglomerado de asociaciones decidió no acudir al encuentro porque «entendemos la problemática del sector del espectáculo y los eventos de manera amplia, y debe tratarse de una manera transversal y simultáneamente con Cultura, Trabajo, Industria, Turismo, Asuntos Económicos y Hacienda».

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats