Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

little niño salva el soul

Aretha Franklin protagoniza la nueva aventura de Little Niño.

Aretha Franklin protagoniza la nueva aventura de Little Niño. Fernando Soriano

Mis amigos no suelen tener ideas buenas. No les culpen, son una banda de sociópatas sicalípticos más o menos integrados y parcialmente inofensivos. Gente endiablada y descomunal que se pirra por los vinilos de música rock y soul, las scooters clásicas, las golosinas noctívagas, los conciertos de bandas ignotas para el gran público y los libros escritos por autores que se suelen morir de hambre a no ser que su mujer tenga un trabajo decente. Pese a ello, los hay que te sorprenden con una buena idea al cabo de las mil: se compran una autocaravana, escriben fantásticamente un reportaje, forman una familia preciosa o publican una serie de libros maravillosos, como en el caso de Dani Llabrés y Jaime Pantoja.

Su criatura, Little Niño, acaba de llegar a las librerías con su cuarta aventura. En la primera, tuvo la ayuda de los Beatles para rescatar a su oso Renato, después vivió una terrible persecución por el Swinging London de los sesenta junto a los Rolling Stones. En su tercera entrega, Niño se enfrentó a Jareth, rey de los goblins, en un viaje a través de las laberínticas personalidades de David Bowie. Y ahora, nuestro chico es requerido por la Reina del Soul, la mismísima Aretha Franklin. Y de nuevo, tanto la idea como su plasmación en papel, es impresionante.

Yo utilizo a Little Niño como una excusa para afianzar la relación con Martín, mi hijo de seis años. Hablamos de historia, música, arte, poesía y si me apuran de arquitectura. También lo uso para transmitir valores. Aretha era una mujer negra. ¿Saben la cantidad de conceptos que arroja de manera transversal su historia, imprescindibles para educar a un churumbel en estos tenebrosos días que vivimos? Machismo, igualdad, valentía, personalidad, respeto, racismo, intolerancia, libertad… Las posibilidades son casi infinitas si estiras del hilo adecuadamente, porque resulta que la lectura de estos libros tiene múltiples niveles y siempre se adaptará a la edad, los intereses o necesidades del receptor. Y luego, claro, está toda esa dulce música, disponible en un código QR y representada enigmáticamente por los personajes y el paisaje que adornan cada episodio de nuestro adorado polvorilla. Desvelar esos mensajes ocultos es un pasatiempo que le hará feliz durante horas y le permitirá profundizar en la música de Aretha.

Con estos libros, guionizados por la imaginación maravillosamente desequilibrada de Daniel y dibujados con el hechizo colorista rebosante de corazón de Jaime, puedo mantener una conversación con mi chico alejada de los patrones infantiloides, ñoños o absurdos que pululan habitualmente por ahí. Esta vez, el malvado Mr. Ugly (sospechosamente parecido a Richard Nixon) la ha liado parda y todo el mundo está muy enfadado. Nuestro chaval intentará acabar con el odio utilizando el amor como única arma, y devolverá la felicidad a los habitantes de Soulville después de enfrentarse a un turbulento río de aguas fangosas, a un gigante de azúcar, a la tormenta de las noventa y seis lágrimas y a una bandada de mariposas sin que el soul pare de sonar ni un segundo. Fabuloso. Quién pudiera soñar como sueña Little Niño.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats