Rafael Pla Albiach ha muerto esta noche a los 63 años de edad -en diciembre hubiera cumplido los 64 años- debido a una embolia. Fue un todoterreno de las tablas y prueba de ello fue su capacidad, tan flexible como poderosa, de ser autodidacta, director, productor, estudioso y creador visual del mundo del circo. Fue el último clásico del circo en València.

Premio Nacional de Circo en 2008, Rafael Pla, Rafa, Fele o Gran Fele, como le conocían sus amistadas más cercanas, dirigía el Circo Gran Fele, una compañía valenciana de circo sin animales que fusionaba el teatro, la danza y las distintas disciplinas circenses junto a la mejor música interpretada en directo por la Banda del Fele. Fele ha dejado huérfano un circo que volvía a su esencia, con espectáculos en la línea de los circos de principios del siglo XX. Más centrados en las expresividad y en hacer reír que en impactar desde el primer momento.

El Gran Fele dejó para la posteridad esta sentencia en Levante-EMV: "Los grandes payasos de la historia se han jugado la vida sobre el escenario"

El Gran Fele era conocido porque fue el payaso con el que crecieron generaciones enteras de niños y niñas valencianos y no faltaba a su cita con sus estrenos circenses durante las Navidades. Estos últimos años, el Espai Rambleta acogió sus actividades.

La risa que más le gustaba practicar era la "absurda" y la que más le gustaba oír era "la del público de cero a 99 años", destacaba en una entrevista en Levante-EMV en junio de 2018, cuando subió en solitario a las tablas del Teatro Flumen para el Festival Tercera Setmana con "Bluff". "El mundo de circo es poco conocido y está lleno de tópicos", lamentó en aquella conversación. "A los niños les gusta hacer maldades y el payaso es un niño que hace cosas buenas y malas", explicó. En esa publicación también reflexionó sobre cómo "nos quedamos en lo superficial, pero en la Historia ha habido magníficos payasos con historias increíbles; los grandes han sido gente que han puesto su vida en peligro cada vez que salía a escena. Se jugaban el pellejo", recordó.

En aquella entrevista también aseguró que le "irrita y molesta" la "declaración unilateral de buena voluntad" de las instituciones con un sector que dice que está "mal, enfadado consigo mismo, que repite vicios y que no sabe a dónde va". Mientras tanto él, soñaba cada día con subirse sobre el escenario y hacer lo mejor sabe hacer: llevar la risa por bandera en tiempos convulsos.