Respaldado por familiares y representantes de las instituciones valencianas y estatales, Miquel Navarro entró a la Sala de Corts del Palau de la Generalitat exultante y nervioso. Lo propio ante un «día tan significativo» para el escultor, que ayer cumplió una promesa: donar todo su patrimonio artístico a los valencianos. El ministerio de Cultura, la Generalitat, la Diputación de València, el Ayuntamiento de Mislata y el artista firmaron el convenio de colaboración para la puesta en marcha de la Fundación Miquel Navarro, la que gestionará el legado del artista desde su taller en Mislata. «Quiero decir una frase que me inventé el otro día: El arte es la columna que sostiene la civilización. Aunque este tema da para una conferencia», reflexionó Navarro entre risas.

Visiblemente emocionado, el artista, uno de los valencianos más internacionales, agradeció el esfuerzo de aquellas instituciones y personas que «han hecho posible con su esfuerzo que la Fundación Miquel Navarro sea una realidad. Este es un día muy significativo para mí. Estoy disfrutando de este momento. Me siento feliz», aseguró el artista de 75 años entre lágrimas.

Tal y como adelantó Levante-EMV, el de ayer fue un acto institucional en homenaje a Miquel Navarro, quien ha dispuesto que su legado sea gestionado directamente por las instituciones públicas y que hará posible que su taller en Mislata se transforme en el Museo Taller Miquel Navarro, dedicado a promover el legado del artista y fomentar el arte contemporáneo. «Yo considero que el arte es prácticamente todo. Es el oficio bien hecho. El arte de la política, el arte de cultivar una patata... No creo tanto en la artesanía como en el arte. Nosotros pertenecemos a una sociedad que parte del huerto, del campo. Esa es nuestra principal fuente de inspiración», explicó Navarro.

Como adelantó este periódico, los representantes que firmaron ayer el protocolo de colaboración para la Fundación Miquel Navarro fueron el ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes; el presidente de la Generalitat, Ximo Puig; el presidente de la Diputación de València, Toni Gaspar; y el alcalde de Mislata, Carlos Fernández Bielsa. También asistieron al acto la delegada del gobierno Gloria Calero; y el conseller de Cultura, Vicent Marzà.

«Miquel ha sabido transmitir el significado de ser pueblo, de ser ciudad, a través de sus esculturas en la vía pública. Sus ciudades son parábolas urbanas y exponen las heridas de sus habitantes», explicó Puig, quien se refirió a Navarro como un «genio» que «ha elevado el arte valenciano» y lo ha internacionalizado. Por otra parte, Puig aceptó «con orgullo» ser el presidente de honor de la fundación que «divulgará el legado de Navarro».

«Miquel no hubiese empezado a descubrir el arte sin Mislata, sin la huerta que envuelve su casa y sin los materiales industriales que nos permitieron crecer como ciudad», añadió Carlos Fernández Bielsa, impulsor junto a Navarro de la entidad.

La iniciativa surgió del propio artista hace algunos años. Desde su taller en el barrio de la Morería, Navarro ha creado piezas que se han podido ver en Bruselas, París, Nueva York o Beirut. Pese a su reconocimiento internacional, el artista jamás ha dejado de vivir y trabajar en Mislata, municipio que ahora albergará para siempre su obra.

Según publicó Levante-EMV, la fundación se dio de alta hace un mes y en su haber cuenta con 500 obras de Navarro y de la nave industrial donde se encuentra el taller. En él, se ubica uno de los refugios de la Guerra Civil más grandes de Mislata. Será en esta nave donde tendrá lugar el Museo Taller Miquel Navarro, que expondrá la colección permanente de la fundación (las 500 piezas) y mantendrá una programación propia, con exposiciones temporales de otros artistas. Además, la intención de la fundación es promover el arte contemporáneo a través de la educación, por lo que se llevarán a cabo talleres, visitas de escolares e iniciativas que abrirán vías de investigación artística. Las instituciones prevén que la reconversión del taller en un museo se lleve a cabo en 2021.

Navarro, Premio Nacional de Artes Plásticas de 1986, fue uno de los nombres que renovaron el lenguaje artístico en la década de los 70. Su obra es muy extensa y forma parte de las colecciones del Guggenheim de Bilbao o el Reina Sofía de Madrid. Aunque uno de los museos que cuenta con más obra de Navarro es l’Institut Valencià d’Art Modern (IVAM), ya que cuenta con 540 piezas que nutren desde hace décadas su colección permanente. Por ello, la Fundación Miquel Navarro trabajará en la creación de una alianza con el IVAM.