La película italiana ‘Favolacce’, un despiadado y en ocasiones desconcertante retrato del mundo adulto dirigida por los hermanos Fabio y Damiano D’Innocenzo, ha sido la ganadora de la Palmera d’Or de la 35ª edición de la Mostra de València–Cinema del Mediterrani. El festival llegó ayer a su fin con una gala de clausura en la Rambleta en la que el Ministro de Cultura José Manuel Rodríguez Uribes le concedió la Palmera d’Honor a la directora y actriz portuguesa Maria de Medeiros.

El jurado, presidido por la escritora valenciana Elisa Ferrer, ha considerado que la original y ácida fábula de ‘Favolacce’ merece el principal galardón de la Mostra (dotado con 25.000 euros) «por la representación inteligentemente provocativa del eterno conflicto entre generaciones en el contexto de una sociedad en descomposición». Además, los directores de este film que se exhibió también en la última competición oficial de la Berlinale, se han llevado el premio a la mejor dirección del festival valenciano.

Ambientada en una urbanización a las afueras de Roma durante un caluroso verano, los protagonistas de ‘Favolacce’ -cínicos, aprovechados y con escasa empatía en sus relaciones sociales- tratan de refrescarse en la piscina de Bruno Placido (interpretado por Elio Germano) un padre de familia que se da aires de intelectual mientras fantasea con violar a una mujer que ha acudido a la fiesta de cumpleaños de una niña pequeña. Con estos grotescos y suburbiales mimbres humanos se forma una película en la que las tensiones explotan mientras los niños observan -o, mejor, vigilan- el incómodo comportamiento de sus padres.

La Palmera de Plata, dotada con 10.000 euros, ha sido para ‘Willow’, del macedonio Milcho Manchevski. El director se sirve de tres historias interconectadas protagonizadas por mujeres para plantear una profunda reflexión sobre el control de sus cuerpos. En opinión del jurado, se trata de «una película muy bien dirigida que explora el concepto de maternidad a través de la búsqueda del amor de tres mujeres».

La Palmera de Bronce, dotada con 5.000 euros, es para el primer film de ficción producido por la Comuna de Cine de Rojava (Siria), ‘Por la libertad’ (’The End Will be Spectacular’), del director Ersin Çelik. Una película bélica que relata el sitio de cien días a que fueron sometidos los kurdos por parte del ejército turco en la ciudad de Diyarbakir en 2015. Para el jurado de Mostra de València, ‘Por la libertad’ es merecedora de esta Palmera de Bronce porque «el cine es la mejor herramienta para que las historias no se olviden. A pesar de las condiciones, las dificultades y las imposibilidades, el equipo se atrevió a hacer esta película porque considera que merece la pena que se explique su historia».

Además, el jurado ha concedido el premio al Mejor guion para Merzak Allouache y Bahia Allouache por ‘Paysages d’Automne’. El premio de Mejor Interpretación Masculina ha sido para Firas Nassar por ‘Between Heaven and Earth’; el de mejor Interpretación femenina para Adriana Matoshi por ‘Zana’; el de mejor fotografía para Adolpho Velos por ‘Mosquito’ y la Mejor banda sonora para Justin Melland por ‘Mosquito’.

En virtud del Convenio de colaboración entre À Punt y Mostra de València se concede el premio À Punt, a la película de la Sección Oficial que «promueva los valores de integración social, civismo, cooperación y paz, desde el respecto a la diversidad de social, de género, cultural y geográfica». La escogida ha sido ‘Paysages d’Automne’, del argelino Merzak Allouache. Este premio lleva implícita la adquisición de los derechos de emisión por parte de À Punt Mèdia, que ha valorado la capacidad de los creadores de ‘Paysages d’Automne’ para hacer valer el periodismo de investigación como instrumento para descubrir la parte más profunda de la realidad social.

Celebración de la cultura

La gala en la que se entregaron estos premios (aunque la mayoría de los galardonados no pudieron asistir por las restricciones impuestas por el coronavirus) contó, entre otros, con la presencia de la concejala de Recursos Culturales del Ayuntamiento de València, Glòria Tello, y del Ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, que fue el encargado de entregarle a Maria de Medeiros la Palmera d’Honor del festival.

La actriz, directora y cantante portuguesa mostró su «emoción» al sentir este reconocimiento a su trabajo» y destacó la «linda oportunidad de tomar conciencia» de su trayectoria con el premio y con el ciclo que le ha dedicado el certamen. «Estos días en valencia ha sido un oasis de buen cine y de vida -proclamó-. La cultura no es superflua es esencial. Gracias por celebrarla».

La gala concluyó con un concierto de Antropoloops, una propuesta que navega entre la remezcla, la fragmentos de músicas tradicionales de las culturas del Mediterráneo y la visualización de datos.