Suscríbete

Levante-EMV

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Rebeca Valls: "Sin público y sin escenario la magia del teatro desaparece"

"Josep Lluís ha acompañado a Rodolf en la escritura. Lo he podido sentir en la obra"

Rebeca Valls

Actriz. Acaba de ganar el premio a la Mejor intérprete femenina de los Premios de las Artes Escénicas del IVC con «Dinamarca», escrita por Josep Lluís y Rodolf Sirera.

«Dinamarca» fue la gran triunfadora de los Premios de las Artes Escénicas que organizó el IVC pasado lunes en Castelló. La obra cierra la trilogía «Europa en guerra» de los hermanos Sirera. La acción se desarrolla en el país escandinavo, que acaba de ser ocupado por los nazi. La pieza se llevó cinco galardones, entre ellos, el Mejor texto para Josep Lluís y Rodolf Sirera, quien ayer inauguró las Lecturas Dramatizadas de la Sgae en Madrid, y el de Mejor actriz para Rebeca Valls, quien ha hablado con Levante-EMV sobre su papel en la obra y sobre el sector.

¿Esperaba escuchar su nombre en los Premios de las Artes Escénicas?

Para nada. Aunque me lo podía esperar más que en los Max, donde también estuve nominada en la misma categoría por «Dinamarca». Aún así, sabía que estaba difícil, porque vi el trabajo de Cristina Fernández y era maravilloso. A Laura Romero no la he visto en esta obra, pero todo lo que ha hecho me ha encantado. El ganar el premio entraba dentro de lo posible, pero no me lo acababa de creer. De camino a Castelló comencé a escribir una especie de discurso, por si acaso. Pero paré de inmediato. Pensé: ¿para qué?

El sector pudo reencontrarse en Castelló después de meses de incertidumbre a causa de la pandemia. La gala fue muy especial.

Sí, además ha servido para visibilizar el momento que está viviendo la cultura en este país. Después de ocho meses que hemos estado, al menos yo, sin trabajar, pues se agradece. De hecho, hace tan solo un mes que he empezado a trabajar. La gente tiene que empezar a confiar en nosotros. El confinamiento demostró que la cultura es necesaria. Nos dio libertad para salir de nuestras cuatro paredes y nos dio algo donde agarrarnos. Eso se tiene que reflejar ahora.

¿Cómo vivió esa etapa? No puedo imaginar cómo lo debe pasar una actriz tantos meses sin público.

Sin el público y sin el escenario no existe la magia del teatro. Lo que hemos vivido ha sido una falta de apoyo total. No es que el teatro esté cerrado, es que hasta ahora no ha habido un altavoz que permita llegar a la gente para que confíe en nosotros. Lo veo constatemente en la calle. Por ejemplo, cuando llevo a mi hija al parque y le digo al resto de padres que yo estoy actuando estos días se extrañan. Dicen que no es seguro. A la gente no le entra en la cabeza que es uno de los lugares más seguros que existen ahora mismo. Primero, por la ventilación, y segundo, porque el público está callado. También hay distancia de seguridad y material de desinfección. Además, los actores somos los únicos que no llevamos mascarilla, por eso nos hacen todas las semanas PCR.

¿Se le ocurre algún país que contraste con España?

Portugal, por ejemplo. Ahí las escuelas y los teatros no cierran porque son servicios de primera necesidad. Aquí queda mucho por recorrer. Menos mal que ahora los gobiernos nos están apoyando. Ahora falta que la gente se anime a venir, pero tienen miedo, y es normal.

Ha estado muy presente en los escenarios valencianos en el último año. «Âtman, el comiat», «Valenciana»... ¿«Dinamarca» ha sido el proyecto más personal?

Digamos que sí.

¿Cómo describiría al personaje que interpreta?

Es una maravilla que ha escrito Rodolf, con Josep Lluís guiándole desde el cielo. Eso no lo dije el lunes, pero me hubiese gustado explicarlo. Yo creo que Josep Lluís ha estado escribiendo junto a Rodolf desde el cielo. Lo he sentido en la obra. El personaje que interpreto es una actriz, una diva. Tiene un trauma enorme con su padre por una cosa que no puedo desvelar porque es importante para los espectadores. Las cosas que pasan durante la infancia y que luego se callan hacen mucho daño. Ella lleva eso dentro.

¿Cómo sobrevive?

Lo hace gracias a una realidad inventada. La suya le parece insoportable. Las drogas también le ayudan a evadirse de la realidad. Tengo un abanico enorme de su vida. Hago de ella desde que tiene 20 años hasta los 40, que es cuando decide acabar con su vida. Es brutal el alma que puedes crear para dar vida a esa actriz. Eso sí, he contado con la ayuda de Carles Alfaro, el director, sin quien yo no podría haber hecho este trabajo.

¿Qué resonancias tiene el personaje ¿Se inspiró en otras mujeres conocidas para crearla?

Me fijé en mujeres del teatro alemán. Aunque esta obra se desarrolla en Dinamarca, durante la preparación del personaje Alfaro y yo hablábamos mucho sobre las actrices alemanas de la época, como Marlene Dietrich. Pero no ha habido una en concreto. Me gusta crear alguna imagen del personaje porque me ayuda a llevar a cabo algunos gestos, como la manera de coger un cigarro. Pero normalmente procuro alejarme de referentes, no me gusta basarme en historias verídicas. No hay nadie exactamente como ella. Lo que había en el texto para agarrarme a ella era suficiente.

¿Cómo se plantea los próximos meses? ¿Mucho trabajo?

Está pendiente «El método Grönholm», que interpreto y dirijo. Íbamos a estrenar la obra en el Talía, pero se suspendió porque estábamos confinados. Finalmente la representaremos en el Talía en Navidad. Por otra parte, estaré en el Olympia con «Burundanga», una obra con la que estuve hace tiempo en Madrid y que el director viene ahora a dirigirla a València con el elenco valenciano. Estaremos en el Olympia en diciembre y en enero. «Dinamarca» también se repondrá próximamente en el Rialto.

Las artes escénicas critican la «frenada en seco» del toque de queda


El sector de las artes escénicas criticó ayer la «frenada en seco» que ha producido el toque de queda impuesto por el gobierno para frenar la pandemia. «Hemos notado una frenada en seco. La gente ha entendido que debe quedarse en casa y no se atreve a ir al teatro», lamentó María Ángeles Fayos, presidenta de Avetid, quien pidió «visibilidad» para paliar los efectos de la pandemia. «Hay que decirle a la gente que venir al teatro es seguro», añadió. Según Fayos, los teatros han podido recuperar el 40% de la actividad tras la reapertura y pese a las reestricciones sanitarias. Sin embargo, «ahora no se venden entradas». Fayos hizo estas declaraciones con motivo de la presentación de una campaña que busca el respaldo y la implicación del público, ante las restricciones marcadas por la pandemia, bajo el lema «Hoy las artes escénicas también necesitan nuestro aplauso» y con le hastag #sin ti no hay cultura. Fayos presentó la iniciativa junto a la concejal de Acción Cultural, Maite Ibáñez. «El consistorio ha aumentado en más de un 220 por ciento el presupuesto de ayudas a artes escénicas. La prioridad es que mantener los puestos de trabajo en el sector, ya que más de 150.000 familias valencianas viven de las artes escénicas», aseguró Ibáñez.

Fayos consideró que la campaña presentada junto al consistorio «llega en el momento más adecuado», teniendo en cuenta el toque de queda decretado. «Hay toque de queda y la gente se queda en casa automáticamente, es natural y humano», señaló. Al mismo tiempo, afirmó que «es necesario dar seguridad», porque «los ciudadanos no se van a contagiar por ir al cine o al teatro», e ilusionar» para que vuelvan a disfrutar en persona de estos espacios, de los que se sale «más restablecido».

En este punto, manifestó que el sector está «intentando conseguir» de la administración que «las entradas de cine y teatro, sobre todo las de gente de poblaciones cercanas a València» sirvan para darles ante el toque de queda «diez o quince minutos» de margen para regresar a sus casas. «Eso significaría dar calor a la cultura», dijo.

Preguntadas por la declaración de la cultura como bien esencial, la concejala dijo que es «una demanda del sector» y manifestó que la Generalitat «también la conoce», al tiempo que resaltó la «interlocución», «coordinación» y «colaboración constante» entre administraciones en favor de esta actividad. Respecto a si la pandemia servirá para sentar las bases de un plan para esta actividad, la edil planteó que durante el confinamiento se abordaron muchas cuestiones y matizó que ahora «la prioridad» es «dar una respuesta en momento de supervivencia» para «evitar el cierre de salas y destruir puestos de trabajo». Añadió que después se retomará el plan comenzó a trabajar. Fayos ha opinado que «habrá un antes y un después de la pandemia».

Falta menos para el TEM

La regidora aseguró que falta una semana para la publicación de las puntuaciones finales del concurso para el coordinador del Teatre el Musical (TEM). Tras el periodo disponible para las alegaciones, el ayuntamiento procederá a anunciar el próximo responsable del teatro del Cabanyal.


Compartir el artículo

stats