Actores, directores y empresarios de las artes escénicas se congregaron ayer en el Teatre Talia para reconocer el esfuerzo del sector con motivo de los Premios Avetid, que cada año organiza la Associació d’Empreses d'Arts Escèniques del País Valencià (Avetid). «Gracias por resistir a todo con tal de seguir haciendo teatro», aseguró la preidenta del colectivo, Mª Ángeles Fayos.

El discurso de la gestora del Olympia y el teatro Talía estuvo repleto de agradecimientos a las salas de teatro de la C. Valenciana, que en pocos años han tenido que resistir el embate de una crisis económico y una pandemia. «Es un momento para reflexionar, reconocer nuestro esfuerzo y animarnos, porque aunque son tiempos complicados, no todo está perdidos», aseguró Fayos.

«Vosotros sois los que han encabezado la defensa y el estímulo de las artes escénicas en el panorama actual, especialmente en estos momentos en los que la pandemia está causando estragos en el mundo de la cultura. El teatro es más necesario que nunca para mantener un mensaje optimista que contribuya a impulsar y reconocer el gran potencial de nuestros profesionales».

Avetid dedicó el Premio Estimat, dirigido a socios ilustres de la asociación, a Rafael Pla, el Gran Fele, fallecido recientemente. Recogieron el galardón representantes del Circo Gran Fele, una compañía «contemporánea, mediterránea y vitalista» que ahora continuará el camino que marcó Pla.

El Premio Avetid de Honor fue para el dramaturgo Rodolf Sirera, «por su extraordinaria y comprometida trayectoria profesional, siendo uno de los referentes en la renovación del teatro valenciano contemporáneo y uno de los autores más importantes e influyentes del teatro en nuestra lengua». Sirera recibió recientemente el Premio Max por la autoría de «Dinamarca», la obra que cierra la trilogía creada junto a su hermano Josep Lluís Sirera sobre la época de entreguerras.

Uno de los momentos de la gala. | G. CABALLERO

Avetid quiso reconocer el teatro como herramienta terapéutica a través del premio a Teatro Sistémico, por «empoderar a los jóvenes con riesgo de exclusión». Asimismo, también hizo subir al escenario a representantes de la iniciativa «Alerta roja», que movilizó a todo el sector de la música y el espectáculo para visibilizar su situación durante la pandemia y exigir medidas de apoyo. La asociación la señaló como una iniciativa histórica por haber reunido a todo un sector en defensa de sus derechos.

La gala reconoció a su vez a las administraciones públicas que más han apostado por el teatro durante estos meses marcados por la pandemia. En concreto, Avetid premió a la concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Castelló, que mantuvo todas sus programaciones escénicas y las reforzó. El sector de las artes escénicas destacaron la trayectoria de Juanjo Llorens, uno de los diseñadores de iluminación más reconocidos de las artes escénicas nacionales e internacionales, y la del crítico teatral José Vicente Peiró.

Coincidiendo con el 25 aniversario de veteranas empresas teatrales, la asociación decidió otorgar el Avetid d’Or a las compañías Arden Producciones y Teatre Micalet. «Son grandes referentes profesionales de la escena valenciana y un ejemplo del excelente talento escénico de nuestra tierra».

Otra efeméride hizo decantarse a la asociación por Russafa Escènica, otorgándole el premio a la iniciativa teatral por su «impulso a los creadores emergentes, los formatos innovadores y los nuevos lenguajes escénicos». El festival anual acaba de cumplir diez años.

La gala celebrada en el Talia estuvo dirigida por Julio Martí Zahonero y presentada por Alfred Picó. Contó con las intervenciones de Los Navarro, Paloma Calderón y la compañía JM Gestión Teatral.