Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La galería Punto mira a sus orígenes para fomentar el arte que vendrá

Una muestra colectiva adelanta las exposiciones que se verán en 2021

Jorge López ha sido director artístico de la galería Punto y es ahora también su propietario. | DÉBORA BARRIGA

Jorge López ha sido director artístico de la galería Punto y es ahora también su propietario. | DÉBORA BARRIGA

En 1972 los jóvenes empresarios y coleccionistas Miguel Agrait y Amparo Zaragozá decidieron abrir en un entresuelo de la Avenida del Oeste una galería con la que lograron introducir a València en el mapa internacional del arte contemporáneo. Asesorados por el crítico Aguilera Cerni, en sus paredes colgaron obras de Miró, Picasso, Julio González, Renau, Tàpies, los miembros del grupo El Paso, José Guerrero, Lucio Muñoz, Darío Villalba o Miquel Barceló, y los valencianos Equipo Realidad, Equipo Crónica, Genovés, Cardells, Anzo o Enric Mestre... Punto fue un referente para el expresionismo abstracto e informalismo, Pop Art y Crónica de la Realidad, Fluxus, Minimalismo, Arte cinético...

En los últimos años, bajo la dirección de Nacho Agrait -hijo de los fundadores-, Punto se mantuvo fiel a su línea de recuperación de figuras históricas con muestras dedicadas a Ana Peters, Ángela García Codoñer o Monika Buch, al tiempo que puso su acento en exposiciones y artistas cuyas poéticas se asientan en las relaciones entre la naturaleza, las nuevas tecnologías y el arte, como las fotografías de Manuel Vilariño, las instalaciones sonoras de José Antonio Orts o el trabajo de Hugo Martínez Tormo.

Ahora Punto inicia una nueva etapa de la mano de Jorge López, anteriormente director artístico de la galería y ahora también propietario que quiere convertir este espacio «en un taller, un sitio donde experimentar, donde disfrutar». El objetivo, anuncia López, es volver en parte a las raíces de Punto, cuando «la familia Agrait apostaba por artistas contemporáneos jóvenes, por el arte que vendría y que dio la razón de ser a su mecenazgo y la certeza de estar haciendo las cosas más que bien».

La primera programación de la nueva etapa de Punto se titula «El poder de la imagen» y desarrollará conceptos como la iconología y la iconoclasia, fotografía, postfotografía, postproducción, ecoestética, nowtopia, distopía, permacultura, pintura, postprivacidad, activismo e imaginación, enumera la galería.

«La programación de Punto se enfoca en desarrollar un análisis conceptual del entorno artístico y las nuevas formas de hacer arte, de las nuevas manifestaciones creativas y de como se representan los nuevos paradigmas, la generación de nuevas ideologías y los nuevos horizontes de el arte más actual», explica la galería en un comunicado.

En este sentido, ayer mismo se inauguró una muestra que se podrá ver «con invitación» hasta el día 12 con obras de los artistas programados hasta noviembre del próximo año. Así, en esta colectiva se contemplar creaciones de Abel Iglesias, Alberto Feijóo, Ana Ciscar, Juan de Dios de Morenilla, María García Ibañez, Marina Camargo y Victoria Iranzo. «El poder de la imagen», resume Punto, trata «sobre el temor que sentimos a aceptar que las imágenes tienen cualidades y poderes que parecen trascender lo cotidiano».

Otra de las novedades anunciadas será el desarrollo dos programas paralelos a las exposiciones y al funcionamiento natural de la galería. Por un lado de desarrollará un programa de acercamiento familiar al Arte Contemporáneo, y a la formación de una colección en una etapa temprana. Y por otro se «amplía» físicamente la galería en el exterior con el programa «El Portón».

Compartir el artículo

stats