«Confinamiento» es la palabra del año 2020 para la Fundación del Español Urgente (FundéuRAE). Definido como ‘aislamiento temporal y generalmente impuesto de una población, una persona o un grupo por razones de salud o de seguridad’, este término ha marcado buena parte de los meses del año que ahora acaba. La crisis sanitaria derivada de la pandemia de la Covid-19 es, sin duda, la protagonista del 2020 y las medidas implementadas para frenarla han cambiado radicalmente nuestra forma de vivir y de hablar.

La Real Academia Española, en su más reciente actualización del Diccionario de la lengua española de noviembre del 2020, ha modificado la entrada de la voz «confinamiento» para ajustarla a la realidad que millones de personas en todo el mundo han vivido con motivo de la pandemia del SARS-CoV-2.

La voz ‘confinamiento’ ha sido elegida entre doce candidatas donde se encontraban otras palabras que han marcado el año que termina. El listado de aspirantes a palabra del 2020 incluía además ‘coronavirus’, ‘infodemia’, ‘resiliencia’, ‘COVID-19’, ‘teletrabajo’, ‘conspiranoia’, (un) ‘tiktok’, ‘estatuafobia’, ‘pandemia’, ‘sanitarios’ y ‘vacuna’.

Los requisitos para formar parte de este listado se basan, por un lado, en términos que hayan estado, en mayor o menor medida, presentes en el debate social y en los medios de comunicación. Por otro, que, por su formación, significado o dudas de uso, ofrezcan interés desde el punto de vista lingüístico y hayan sido, por tanto, objeto de alguna de las recomendaciones que ha publicado diariamente la fundación durante el año.

Esta es la octava ocasión en la que la fundación elige, de entre los más de 250 términos a los que ha dedicado algunas de sus recomendaciones diarias sobre el uso del idioma, su palabra del año. La primera de ellas fue ‘escrache’, en el 2013, y la siguieron ‘selfi’ (2014), ‘refugiado’ (2015), ‘populismo’ (2016), ‘aporofobia’ (2017), acuñada por la valenciana Adela Cortina, ‘microplástico’ (2018) y los ‘emojis’ (2019).