Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo Font de Mora

Pablo Font de Mora: "No tiene sentido que la Caixa o Bankia metan dinero en el Liceu y en el Real pero no en Les Arts"

Presidente del Patronato de Les Arts.

Pablo Font de Mora observa los jardines del cauce del Túria desde el despacho que ocupa desde hace un año en el Palau de Les Arts Reina Sofía. | LEVANTE-EMV

Pablo Font de Mora observa los jardines del cauce del Túria desde el despacho que ocupa desde hace un año en el Palau de Les Arts Reina Sofía. | LEVANTE-EMV

El 23 de diciembre de 2019 el Patronato del Palau de Les Arts de València nombraba como nuevo presidente a Pablo Font de Mora en sustitución de Susana Lloret. Este abogado de profesión, enamorado de la música y profundo conocedor de la institución (era también presidente de Amics de l’Òpera i les Arts y miembro del Patronato desde 2018) reconoce que el virus ha modificado «de forma sustancial» los planes que tenía para el auditorio. «

Ha habido una reducción de ingresos por la reducción del aforo y porque mucha gente aún tiene miedo de acudir a los teatros». Pese a ello, está satisfecho con la reacción de los profesionales y del público. «Quitando los meses que estuvimos cerrados por el estado de alarma, la programación se ha llevado a cabo casi tal como estaba prevista. Primero, porque es una obligación contraída con todos los valencianos; segundo, porque se dan las garantías sanitarias para hacerlo; y tercero, porque tenemos una obligación con los artistas, que están teniendo unas dificultades brutales».

¿Servirá el esfuerzo de Les Arts para consolidarse entre las grandes óperas españolas?

Sin duda, y es una reivindicación que hay que hacer en favor de todo el equipo humano de Les Arts. El Liceu ha abierto de forma intermitente, el Real ha tenido problemas… Y aquí ha funcionado todo bastante bien, podemos ir con la cabeza bien alta. Desde que en 2018 cambió el patronato y tras la llegada de Jesús Iglesias como director artístico, la gente nota que Les Arts ha cambiado. Se está logrando la calidad y la excelencia. Estamos programando óperas con repartos y producciones como las que puedes encontrar en el Metropolitan, el Covent Garden o la Scala… Les Arts se está convirtiendo en el estandarte cultural de la Comunitat Valenciana y la manera en la que hemos afrontado la pandemia ha reforzado esa línea.

¿Qué había que cambiar tras los años convulsos que ha sufrido la institución?

Cantidad de cosas. Aquí había un déficit brutal de 36 millones de euros, que se ha logrado equilibrar aunque no en su totalidad. También se ha logrado poner un poco de orden en la dirección. Veníamos de la época Livermore, un señor que era director artístico aquí y a la vez hacía producciones por toda Europa. En toda España no se había hecho un concurso tan potente como el que hizo Les Arts para elegir a su actual director artístico.

Usted dijo hace un año que en 2021 se ampliaría la plantilla de la Orquestra.

Se está también poniendo orden a esa situación de inestabilidad generada por la salida de músicos en la época Livermore. Algunos están volviendo y estamos cubriendo las plazas de otros. Ahora tenemos 53 fijos y ya tenemos autorizados para cubrir 17 plazas más, con lo cual al acabar el año podremos tener una plantilla de 70 músicos y en 2022 sacar otras diez y tener una orquesta sinfónica en toda regla. Esa estabilidad es muy importante para buscar un nuevo director, que también estamos trabajando en ello y en breve podremos tenerlo.

¿Hay algún favorito?

Alguno hay, sí. Alguno muy bueno que ya ha dirigido la Orquestra y que la va a dirigir en breve.

¿Y qué pasa con el Cor?

La situación es difícil pero el Cor no depende de Les Arts sino de la Generalitat y nosotros no podemos decir qué se tiene que hacer. Los aficionados valoran el Cor de forma excelente y sería una verdadera pena dejar que se disuelva. Hay que luchar para que se mantenga y logre la estabilidad laboral. Les Arts no se puede permitir el lujo de prescindir de una pata tan importante.

Hablemos del presupuesto del Estado. Al final han conseguido llegar al millón de euros.

Pero es una vergüenza. Sinceramente no lo entiendo. El Teatro Real recibe 13,2 millones; el Liceu 12,5; la Maestranza 2,25 millones… Nosotros, al final, y gracias a una enmienda de Joan Baldoví, hemos logrado llegar al millón. Pero está lejos de lo que merecemos por población, por número de eventos, por calidad y por visibilidad. Sobre un presupuesto de 30 millones, apenas representa el 4,5 %. En el Real o el Liceu la aportación del Estado es del 15 o el 16 % cuando nosotros hacemos espectáculos igual o incluso más atractivos. El trato es nefasto.

¿Se debe ese trato a que el Gobierno no había estado hasta ahora presente en el patronato?

No ha estado porque no ha querido. Cuando se modificaron los estatutos en 2018 se estableció que son miembros natos del patronato el ministro de Cultura y el director del Instituto Nacional de Artes Escénicas o las personas que designen. Ellos dijeron que entrarían en el patronato si formaban parte de la comisión ejecutiva. Ahora se han modificado los estatutos para darles cabida y ya no tienen excusa. Nos interesa que entren para que vean que aquí las cosas se están haciendo bien.

Alrededor del 80 % del presupuesto viene de las instituciones, sobre todo de la Generalitat. Pero entiendo que este año los ingresos propios han caído mucho.

Claro, ahora tenemos aforos del 50 % que a veces no se llena, por lo que está habiendo un desequilibrio importante entre el coste de los espectáculos y los ingresos por entradas. Si con aforo completo ya no ganábamos dinero, imagínate ahora. Y además este año se han caído los ingresos por alquiler de salas.

¿Y qué pasa con los patrocinadores?

Han respondido. Han entrado Susana Lloret, Trini Roig, Vicente Ruiz y Rafael Juan y yo lo valoro mucho porque han becado a chicos y chicas del Centre de Perfeccionament. Dicho esto, sí veo que la sociedad y el empresariado valenciano tienen que apostar más por Les Arts. Es una pena que no se hayan dado cuenta del magnífico escaparate que puede ser para las empresas que lo patrocinen. No tiene sentido que la Caixa meta dinero en el Liceu y Bankia en el Teatro Real y en Les Arts no estén poniendo nada pese a tener su sede en València.

¿Por qué cuesta tanto vender Les Arts fuera de València?

Eso lo tenemos que trabajar mucho desde dentro. Haría falta un departamento de patrocinio y comunicación mucho más potente. Pero el problema no es solo la repercusión fuera de aquí. Jesús Iglesias y yo hemos ido a instituciones valencianas y son todo buenas palabras pero nos está costando llegar… Parece que piensen que con el presupuesto de la Generalitat es suficiente y no lo es. Tiene que haber un equilibrio entre la inversión pública y el patrocinio y el mecenazgo. En ese sentido estamos muy lejos de la época inicial de Les Arts.

Hay quien dudaba del trato que recibiría Les Arts por parte del Botànic.

Pues están apostando los que más. Mucho más que en la época de María José Catalá. Yo querría romper una lanza a favor de la conselleria, en especial de la secretaria de Cultura Raquel Tamarit y del conseller Vicent Marzà. No solo nos están dejando trabajar de forma autónoma y profesional, sino que encima nos están ayudando económicamente mucho. Han subido 500.000 euros la ayuda sobre lo presupuestado, han impulsado el proyecto de «Les Arts amb Tú» con más de 60 espectáculos por toda la Comunitat Valenciana. Y eso es algo que siempre he reivindicado: Les Arts es un teatro de la Generalitat, que se paga con impuestos de todos y tiene que ser disfrutado en toda la Comunitat.

Les Arts paga más de un millón y medio de euros de alquiler a Cacsa y algo más de un millón de IBI al ayuntamiento.

Sobre el alquiler, sé que la Generalitat está trabajando en la autorización especial de uso para evitar ese pago porque es dinero que se está echando a la basura. En cuanto al IBI, hay soluciones, desde la declaración de Bien de Interés Cultural o la exención que sí tiene, por ejemplo, el Teatro Real en Madrid.

¿Se imagina cómo sería Les Arts con un presupuesto estatal justo, sin alquiler o IBI, con patrocinadores e instituciones implicadas y aforos completos?

Sería extraordinario. Podríamos hacer más eventos, traer óperas que a día de hoy no podemos, de Wagner, de Shostacóvich... Tendríamos más presencia en la Comunitat y la Orquestra saldría más por Europa. Tendríamos, si no el mejor teatro de ópera español, sí el que ofrecería la programación más interesante.

¿Fue difícil la decisión de desvincular a Plácido Domingo de Les Arts tras ser acusado de acoso?

Es una decisión que hubo que tomar. Es una pena que ocurriera, pero creo que él o su equipo lo gestionaron mal. La decisión fue muy meditada y muy hablada por el patronato. Poco más te puedo decir.

¿Si finalmente se demostrase que Domingo no cometió acoso volvería a ser invitado a cantar en Les Arts?

Uf, es una pregunta complicada. Podría pero es una decisión que tendría que pasar por el patronato. Como artista no ha habido probablemente otro como él, pero se creó un problema social muy importante a partir de esas acusaciones y sobre todo a partir de la gestión que hizo él de ellas. Nosotros seguiremos la línea institucional que tenemos que marcar.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats