Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Paula Usero: "Es muy bonito que en València empiece a sonar mi nombre"

Conocida como Luisa en "Amar es para siempre" y "Luimelia", esta valenciana acaba de ser nominada a los Goya por participar en "La boda de Rosa"

La actriz valenciana PaulaUsero, nominada a los premios Goya.

La actriz valenciana PaulaUsero, nominada a los premios Goya. Pablo Abad

Actriz. Acaba de ser nominada a la mejor actriz revelación por su trabajo en «La boda de Rosa», la película de Iciar Bollaín con la que pudo volver a trabajar en València. De aquí tuvo que «huir» en 2016 y ahora es un rostro popular en la tele gracias a «Amar es para siempre». Su personaje en «Luimelia» es un nuevo referente LGTBI.

El día siguiente a que a una le nominen como mejor actriz revelación en los Goya es el de asumir el asombro, asegura Paula Usero (València, 1991). "Figúrate estar toda la vida viendo los premios en la tele, viendo cuatro caritas cuando iban a dar los premios, y ahora una de esas caritas va a ser la mía. Nunca pensé que podría llegar este momento".

¿Una gran «revelación» conlleva una gran responsabilidad?

Puede ser que ahora las expectativas van a ser más altas, pero es precioso que consideren que tu curro está entre los mejores, sobre todo el de alguien como yo que viene de València, de una escuela pública donde sales y no tienes ni idea de cómo es el mundo profesional, de una familia que no es artista. Es como que todo era mucho impedimento hasta llegar aquí y casi he tenido que justificar con contratos la decisión de ser actriz.

¿ Le costó decirle a su familia que iba a dejar las Ciencias Políticas para dedicarse a la actuación?

Cuando un hijo te dice que no quiere estudiar lo normativo y hacer algo que le vibra por dentro, no lo entienden. Me costó pero siempre he sido muy independiente a la hora de tomar decisiones y he contado muy poco con la gente que tenía alrededor. Siempre he seguido mucho mis impulsos.

Años después de trabajar con ella en «El olivo», ¿qué cree que llevó a Iciar Bollaín a confiarle un papel largo como el de «La boda de Rosa»?

Cuando estábamos rodando Iciar me contó lo que le había sorprendido mi imagen el día del cásting. Yo llegué con el pelo mojado, sin maquillar, toda vestida de negro. «¿Esta niña en qué mujer se ha convertido?», dijo Iciar cuando me vio aparecer. De hecho solo hice una prueba.

¿Y fue difícil cumplir con las expectativas?

Estaba muy emocionada, pero también muy asustada. Ya no era un personaje pequeño, era una protagonista y tenía miedo de no estar a la altura de mis compañeros, del guión, de Iciar, de las expectativas que ella tuviera sobre mí, sobre cómo me vería en la pantalla... También es cierto que al personaje de Lidia le venía bien eso, pensar en todas las expectativas y que no es suficiente para los demás.

Esa conversación que mantiene con su madre (Candela Peña) para reconocerle que como hija no ha cumplido sus expectativas.

Interpretar esa escena fue una especie de catarsis en mi vida, como se representara a todo el mundo que no ha tenido esa conversación nunca. Yo, al menos, no la he tenido y no sé si algún día la tendré y rodar esa escena fue muy sanador.

¿Rodar en València fue un reencuentro con la ciudad de la que tuvo que salir para ser actriz?

Sí, además es muy bonito que en mi tierra empiece a sonar mi nombre. Muchos valencianos tenemos la sensación de que tenemos que huir a otra ciudad que nos va a acoger mejor y vamos a cumplir nuestras expectativas. Y cuando nos acercamos a esas expectativas, es bonito volver y que lo reconozcan.

¿Le apena pensar que seguramente no le hubieran nominado a un Goya si no hubiera salido de aquí?

Uf, no lo sé. Supongo que las cosas serían distintas. Pero me encantaría trabajar más en València, hacer más teatro aquí, hacer más producciones valencianas. Poco a poco están habiendo más producciones en València, pero estaría muy bien que hubiese protagonistas más valencianos.

Paula Usero y Carol Rovira como Luisa y Amelia en "Amar es para siempre".

Con su personaje de Luisa en «Amar es para siempre» y «Luimelia» se ha convertido en una especie de referente para la comunidad LGTBI.

Las que se han convertido en referentes son Luisa y Amelia, los personajes que interpretamos Carol Rovira y yo. Y se han convertido en referentes precisamente porque no los hay. ¿En cuantas series españolas aparecen dos chicas protagonistas que se quieren y que su amor no es imposible ni es un drama? Hay mucha gente que necesita que no solo se hagan series de amor hetero.

¿Y pesa mucho ese referente?

Bueno, digamos que tenemos que lidiar con muchas cosas en las redes sociales, la mayoría son positivas pero también las hay negativas, cosas que te hacen daño y que te afectan. Soy más sensible de lo que a lo mejor parece. Pero bueno, hay que lidiar con todo, y a veces es duro.

¿Curte mucho rodar una serie diaria?

«Amar es para siempre» ha sido para mí la escuela, el lugar en el que más he aprendido, donde más oportunidades he tenido de ser la misma persona con distintos procesos emocionales todo el tiempo. Me ha hecho ser una persona más resolutiva y segura. Las series diarias tendrían que estar mucho más reconocidas.

Compartir el artículo

stats