Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alta Definición

Mucho madrid

Explosión.- Vecinos de la calle Toledo de Madrid acceden a sus viviendas por primera vez para recoger enseres

Explosión.- Vecinos de la calle Toledo de Madrid acceden a sus viviendas por primera vez para recoger enseres

El recuento diario de contagios, muertos, restricciones horarias e incumplimiento de las normas anticovid volvía a adueñarse de las escaletas de los programas informativos. La nueva normalidad se imponía con la entrada en escena de nuevos protagonistas practicantes de un costumbre muy española: saltarse las colas. Es esta una sinvergonzonería bastante extendida y diversa territorialmente con lo que se agradecía escuchar otros acentos, como dice la campaña que ha resucitado a Lola Flores.

Sin embargo, la fatalidad convertida en explosión de gas volvió al centro de Madrid y todas las cadenas nacionales se volcaron en la cobertura casi como si de un atentado terrorista con cientos de víctimas se tratara, milagros incluidos. De nuevo, una noticia local era considerada de interés nacional por los editores de unos informativos que priman la facilidad de acceso a las acontecimientos por encima de otros criterios más sesudos. Quizás se nos escapa algún factor que explique esta magnificación que vivió su clímax en el plató de «El Programa de Ana Rosa» la mañana siguiente del trágico suceso. La presentadora dejaba por un día de atizarle al Gobierno en su comentario de apertura para declamar una elegía a los madrileños que superan las adversidades, como pintó Goya en homenaje a los que se levantaron contra los franceses el 2 de mayo, como cuando salvaron los cuadros del Prado llevándolos a hombros para cruzar el Jarama. Casi se me atraganta el desayuno.

Tal impacto provocó la explosión de la caldera que hasta perturbó el especial sobre la investidura de Joe Biden preparado por TVE como respuesta a las críticas por no hacer lo mismo el día de Reyes cuando el asalto al Capitolio sorprendía al mundo libre y hacía brillar a La Sexta por su capacidad de reacción. Conducido por Ana Blanco, con Lorenzo Milá en plató y con Carlos Franganillo, Anna Bosch y Cristina Olea en Washington, «De Trump a Biden» fue interrumpido varias veces con la última hora intrascendente en la calle Toledo y el discurso del nuevo presidente de Estados Unidos compartió pantalla con la imagen en directo de las ruinas del edificio destruido.

Rogamos que se acabe el maleficio, que el buen tiempo y la fortuna lleguen a la capital para que no tengan que estar a todas horas en las noticias. Con Isabel Díaz Ayuso cada día con todos nosotros tenemos bastante.

Compartir el artículo

stats