Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Miquel Barceló reúne un centenar de digresiones en el Museo Picasso

La cerámica protagoniza la exposición «Metamorfosis» del artista en el centro malagueño

Barceló, posa junto a su obra «Totem», en Málaga. | JORGE ZAPATA/EFE

Barceló, posa junto a su obra «Totem», en Málaga. | JORGE ZAPATA/EFE

«Toda mi obra es una pura digresión», zanja Miquel Barceló, que ha reunido casi un centenar de piezas creadas desde 2014 en la nueva exposición temporal del Museo Picasso de Málaga, con la que refuerza además la relación «muy estrecha» que ha tenido desde su juventud con el pintor malagueño.

El artista confesó ayer en la presentación de la exposición que, cuando tenía «9 ó 10 años», su artista preferido «era Walt Disney», después le empezaron a gustar otros artistas «muy vistosos» y desde muy joven le gustó Picasso y no le ha «dejado de gustar». «La primera vez que fui a París, visité todos sus talleres», asegura Barceló, que ha tenido una relación con Picasso «como con pocos artistas», entre los que cita a Tintoretto o Pollock. Cuando estuvo en el taller de Pollock, tuvo «la sensación de que hablaba con él», mientras que cuando viajó a Venecia «casi hablaba con Tintoretto, pero un psiquiatra le pondría nombre a esto», bromea.

Sobre la exposición explica que «tiene un año de retraso», al haberse aplazado por la pandemia, pero durante el confinamiento «ha ido cambiando y adaptándose a los nuevos tiempos», algo que consideraba «necesario». En la muestra juega un papel central su cerámica, que Barceló califica como «una caricatura de la pintura» y como una forma de quitarse «de encima las cosas, de transformarlas casi en irrisorias». «A la cerámica la maltrato mucho cuando está fresca, se rompe a menudo y es un milagro que esté aquí. Es un proceso de alquimia, una forma de pintura que ha pasado por el fuego, como otros cuadros han pasado por el humo o por las termitas en África, o una de las obras se está desmoronando y es una suerte verla ahora, porque quizás en unos años no quede nada».

La exposición se titula «Metamorfosis», como la obra de Kafka que Barceló ha ilustrado con acuarelas que se pueden ver en Málaga. La muestra incide también en el carácter trashumante de Barceló, aunque precisa que no busca «el exotismo». «Si cambio de sitio, es porque hay demasiada gente. Ahora, el confinamiento ha venido a mí, y la exposición refleja muy bien los últimos tiempos», concluye.

Compartir el artículo

stats