La gestora y funcionaria Marylène Albentosa asumirá, a partir del lunes, la dirección del Teatro Escalante de la Diputació de València. Alcaldesa de Guardamar del Segura entre 2003 y 2015 y diputada provincial del PSOE, la nueva directora llega al Escalante en una comisión de servicios, después de haber solicitado el traslado desde su puesto de trabajo que ocupa desde 2015 como gestora cultural en Guardamar. El anterior director, Josep Policarpo, dejó el cargo en 2019 y la actual temporada fue diseñada por el dramaturgo Gabi Ochoa, contratado para este fin de manera provisional y como «asistente técnico».

Ochoa se marchó antes de verano y la intención de la diputada de Teatres, Glòria Tello, era convocar un concurso como el del TEM y la Mutant para poner al frente del teatro provincial a una persona vinculada al sector y con experiencia. Pero los servicios jurídicos de la diputación le advirtieron que ese puesto lo debía de ocupar un funcionario dado que el Escalante es un servicio propio y no una entidad autónoma.

Finalmente, la corporación convocó la plaza de coordinación artística en comisión de servicios por un plazo de seis meses prorrogables a otros seis.

En un comunicado hecho público ayer, Tello destacó la «trayectoria tanto en el ámbito público como en el privado de la escena valenciana» de Albentosa. «Ahora es el momento de empezar a preparar la programación de la temporada 2021-2022», añadió la diputada.

Nacida en la localidad francesa de Montpellier, Albentosa es licenciada en Filosofía y Letras por la Universidad de Granada. En su trayectoria profesional destaca la dirección de la Casa de Cultura de Guardamar del Segura y la gestión de la Compañía Teatre Micalet (2000-2003).

La nueva directora manifestó ayer su satisfacción por poder incorporarse a «un proyecto tan ilusionante como es el Escalante, un referente del teatro infantil en toda España, y una plataforma desde donde muchas compañías valencianas han podido crecer y proyectarse». «Tengo la encomienda de la diputada Gloria Tello de ir explorando las fórmulas más adecuadas para una solución definitiva al espacio que le hace falta», concluyó, en referencia a que el Escalante no tiene sede fija desde que en octubre de 2016 tuvo que dejar su histórica sede en el edificio del Patronato de la Juventud Obrera por su estado ruinoso.