Larry Flynt, apodado el rey del porno de Estados Unidos y una figura mediática controvertida, murió el miércoles en su residencia de Los Ángeles (EE.UU.). El magnate se hizo muy popular tras fundar en 1974 la revista pornográfica «Hustler», con la que inició un imperio en la industria sexual en el que vivió todo tipo de demandas, juicios, encarcelamientos y un intento de asesinato en 1978.

Su vida quedó documentada en el filme «El escándalo de Larry Flynt» (1996), protagonizado por Woody Harrelson en el papel del conocido empresario, con el que ganó una nominación al Óscar. De origen humilde, Flynt (Kentucky, 1942), abrió su primer club de striptease en 1964. Fue el primero de una serie de locales que inauguró por todo Estados Unidos y que reforzaron su marca en la industria del sexo.

En 1974 comenzó a publicar su magazine de pornografía, «Hustler»,con una circulación de 2 millones de ejemplares. La revista publicó en 1975 unas imágenes de Jacqueline Kennedy Onassis bañándose desnuda en Grecia.

Flynt apostó por otra manera de mostrar las relaciones sexuales, más cruda y explícita, con el objetivo de que se parecieran más a la realidad.