Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un viaje a los abismos de la música

La agencia Madafaka & The Toxic Kiwis reúne en una colección de fanzines 350 imágenes de diez festivales valencianos de punk, heavy, garage y rock primigenio u «Fotografíamos lugares en un determinado momento de la vida de mucha gente»

Un viaje a los abismos de la música |

Un viaje a los abismos de la música |

Todas las fiestas serán mañana, como las que cantaban The Velvet Underground, o lo fueron ayer. Ahora, no. Pero para los que añoran las fiestas de ayer y no pueden dejar de pensar en las de mañana, la agencia de creativos Madafaka & The Toxic Kiwis ha revivido la última edición de diez de sus festivales valencianos favoritos (y claramente subterráneos) en una colección de 10 fanzines con 20 páginas de fotografías y el tamaño fetiche de un single de 7 pulgadas.

«Music, pose & attitude» es el nombre con el que dos vecinos de Xàtiva, Sandra Moscardó y Fran Pons, han bautizado este proyecto documental. «La colección reúne 350 fotografías seleccionadas, cientos de horas de trabajo y miles de capturas archivadas -explican-. Diez lugares en un determinado momento de la vidas de mucha gente. Por eso pensamos que este proyecto es algo más que imágenes. Es sociología, filosofía, fotografía, comunicación, música, es desafiar al canon».

Un viaje a los abismos de la música | MADAFAKA & THE TOXIC KIWIS

Antes, «Music, Pose & Attitude» fue un archivo fotográfico para las redes sociales «relacionado con nuestras vivencias en los festivales a los que asistimos». «La fotografía es documental, nos fijamos más en la gente que va a los festivales, en sus vivencias, que en los grupos. Vamos a sacar imágenes expresivas y contundentes». Pero llegó la pandemia y todo se paró. «Decidimos entonces coger este material y hacerlo físico; ya teníamos las imágenes y las crónicas, así que hicimos la selección de fotografías y le dimos el formato».

Un viaje a los abismos de la música

Así, en la colección encontramos imágenes del Yabba Dabba Doo, que celebró su primera edición en abril de 2019 en el Museu Faller de Gandia. «Un festival solidario de rock’n’roll y garage, con actitud vibrante y que lo tiene todo por hacer», explican Sandra y Fran. Del Fright Night, dedicado al heavy metal, destacan el «festival paralelo a las actuaciones que pudo disfrutarse al ver sus camisetas, chupas y parches convertidos en insignias y batallas ganadas. Puro esoterismo gráfico». Del Eso es Como Todo, una propuesta orientada a géneros alternativos como el post punk y punk rock, subrayan que es «un festival asequible, cercano y familiar que suscitaba un gran atractivo por lo interesante de sus bandas». Al Punch Fest, celebrado en el Veles e Vents, lo califican como "festival sin complejos" y con un cartel arriesgado por lo ecléctico donde se une el garage, el punk ’n’ roll, surf, stoner. Y del veterano Watusi Dance Party recuerdan su querencia por los sonidos garage, hillbilly, power-pop y rock ’n’ roll primigenio para tribus versadas. «Un festival con regusto a épocas tan gloriosas para el rock’n’roll como fueron los 50 y 60». En el proyecto han incluido también la última edición del Mongolian Vertmuth, «una propuesta sin complejos y sin miedo al ridículo que se despedía con un cartel muy “destroy” a la vez que adictivo».

Un viaje a los abismos de la música

Además de estos cinco festivales de la provincia de València, cuentan con sus fanzines el BIF de Castelló, el Sant Antoni Pop de Betxí, el Sin City de Campello y el Polze de la Mort de Benissa.

«Es nuestro ‘big ten’, podría haber sido otro pero las circunstancias nos llevaron por este camino -concluyen-. Sabíamos que no era suficiente con la experiencia de ver las fotos en las redes sociales, ya que con el tiempo todo ese material se diluye y pasa al olvido. Queríamos dar un paso más y convertirlo en vivencia, y no había una mejor manera de hacerlo que dar el paso a lo físico, a lo tangible, a tocar, poseer, hojear, recordar, anhelar y hacer revivir a la gente aquellos momentos de felicidad, que falta hace».

Un viaje a los abismos de la música

Compartir el artículo

stats