Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MÚSICA CRÍTICA

DE ALLÁ Y DE AQUÍ

Volvió la guitarra a la programación de la SFV. Ausencia inexplicable cuando se trata de un instrumento tan nuestro, con repertorio serio e intérpretes de valía. Llegó para la ocasión, Alfonso Aguirre Dergal, mexicano residente en España, y que ejerce su magisterio en Madrid. Es Aguirre un músico sensible, de técnica desenvuelta y delicadamente preocupado por el sonido de su instrumento, como se pudo escuchar en la elegancia del fraseo.

La guitarra conoció su primera gran época en el periodo romántico con españoles como Aguado, Arcas y Sor pero también con Paganini, Carulli o Regondi, de quien Aguirre Dergal rescató la Introduction et caprice Op.23, obra comprometida que pone a prueba la destreza técnica del interprete. Antes, dos adaptaciones (?) de Scarlatti, -originales para clavecín-, ambas en re mayor, color preferido por el autor, si bien conviene cambiar de tonalidad para colorear el discurso musical.

El resto del programa estuvo dedicado a la producción del siglo XX empezando por Campo, el tercero de los 6 Preludios americanos del gran maestro uruguayo Abel Carlevaro, quien hace años dictó unas magnificas clases magistrales en el Conservatorio de València. Desde el primer compás, Aguirre Dergal demostró una profunda afinidad con la obra, con un sonido pleno que se acomodó sin ecos al recinto del Almudín.

A pesar de las campanas y del run-run del helicóptero cercano, el solista mantuvo la calma sin perturbarse, abordando prolijamente clásicos como La Catedral, de Barrios, el Preludio nº 2, de Villa-lobos o La muerte del Ángel, de Piazzolla. En el grupo final agrupó tres piezas populares - otra vez en re mayor- de México, Argentina y el dificilísimo Seis por derecho, del venezolano Lauro llevado a una velocidad excesiva, que pudo desvirtuar el carácter bailable del joropo. Con una brillante versión de Recuerdos de la Alhambra, de Tárrega, agradeció la cálida acogida del público valenciano. Y todo sin amplificación.

Compartir el artículo

stats