Hacía dos años que el Patronato del Museo de Bellas Artes no se reunía. Esa cita pendiente se saldó ayer con la constituido de la nueva composición formada por 24 vocales que representan a la sociedad civil y académica y con la presidencia de Fernando Delgado.

En cuanto a los asuntos tratados en la reunión, que ha sido para la mayoría de los miembros telemática, destaca el apartado de los préstamos solicitados al museo. Al museo se le han solicitado 14 peticiones de préstamos de obras para exposiciones temporales. Algunas solicitudes comportan más de una obra, es el caso de los 15 grabados de Piranesi que formarán parte de la exposición del Museo Carmen Thyssen de Málaga a partir del mes de abril. Otras peticiones aprobadas son la cesión de Autorretrato de Velázquez al Museo Metropolitan de Nueva York en 2023 o el Tríptico de los Improperios de El Bosco al Museo de Bellas Artes de Budapest en 2022. La Barca de Caronte de José Benlliure también viajará a la Scuderie del Quirinale de Roma y algunas obras de Sorolla han sido solicitadas por el Museo Sorolla de Madrid.

El orden del día también incluyó el programa expositivo y de actividades culturales para este año, así como las adquisiciones realizadas en el último ejercicio. La reunión planteó también las líneas de restauración del centro de arte y así como que una de las actuaciones sea desarrollar una campaña de restauración de retratos aún por concretar.