Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ancor: "La competitividad en ‘Maestros de la costura’ empieza a ser más evidente"

Semifinalista de "Maestros de la costura". El concursante valenciano es uno de los favoritos de la nueva edición del «talent» de moda de TVE.

El valenciano Ancor. | RTVE

El valenciano Ancor. | RTVE

Con un marcado estilo, inspirado en los años 50, el valenciano Ancor es uno de los aspirantes favoritos de "Maestros de la costura" (La 1). El pasado mes de febrero dio un susto a sus seguidores con su expulsión, pero tras la repesca huele ya las mieles de la victoria desde su posición de semifinalista.

Se ha situado ya como uno de los finalistas de «Maestros de la costura». ¿Se lo esperaba?

«Maestros de la costura» es una competición y puede suceder cualquier cosa. Lo que sí te puedo decir es que me hacía mucha ilusión y que ha sido todo un honor

¿Cómo se sintió ante su expulsión?

Cuando estaba en medio de la prueba, viendo cómo estaba saliendo mi conjunto, ya me di cuenta de que iba a irme a casa. Cuando los jueces dieron su veredicto, me pareció justo. Al fin y al cabo, esto es un concurso. Sí que sentí impotencia porque sabía que aún tenía mucho que aprender y enseñar, y me dio mucha pena, pero a la vez sentí cierto alivio al darme cuenta de que iba a volver a ver a mi familia.

Era de los favoritos.

Desde luego los conjuntos de Yelimar y de Javier estaban bastante más conseguidos que el mío. Así que sí, a mitad de la prueba ya me lo esperaba. Los jueces ya nos habían demostrado que todo puede ocurrir en un concurso como este.

La audiencia se volcó entonces con usted en redes.

Sí, recibí muchísimo apoyo y mi número de seguidores subió rápidamente. Me supo muy mal porque, aunque en su momento lo pasé mal, es algo ya grabado, y en el momento de la emisión del programa ya no tenía el mismo disgusto. Sin embargo mis seguidores estaban notablemente descolocados, tristes, desilusionados e indignados.¿Y qué sintió tras la repesca?

Me sentí muy feliz de estar de vuelta. Tenía aún mucho que aprender y ofrecer, y tener de nuevo la oportunidad de hacerlo era un sueño hecho realidad. Creo que en el programa se puede ver mi cara de felicidad, que no me cabe la sonrisa en la cara. Además agradezco mucho que los jueces se fijaran en el trabajo que hice para la prueba, que fue muy arriesgado.

¿Volvería a participar en el concurso?

Por supuesto. Es una experiencia maravillosa. Dura, eso sí, y agotadora, pero muy satisfactoria. Aunque primero tendría que tomarme muchas vitaminas y aprender a hacer yoga como Laura.

¿Qué ha sido lo más duro?

Estar separado de mi mujer y mi hijo ha sido muy duro. La expulsión de Javier también fue muy triste. Todos lo notamos en la casa. Por otra parte, cada prueba es un momento muy intenso y lleno de estrés. Aunque procuro disfrutar cada momento, eso sí.

¿Y lo más satisfactorio?

Las valoraciones positivas del jurado y de mis compañeros. En especial, el momento en el que Raquel Sánchez Silva se puso mi conjunto de forma inesperada y por petición de los jueces. Al verla entrar al plató no cabía en mí de asombro y alegría. Fue todo un honor, y ella estaba preciosa. Atesoraré ese momento por siempre.

¿Quién cree que ganará?

En esta cuarta edición hay mucho nivel de costura y diseño, y creo que es cierto. Disfruto mucho viendo las creaciones de mis compañeros, y ahora mismo no sabría decirte quién creo que ganará, porque está la cosa muy reñida. Y la competitividad empieza a ser más evidente. El concurso aún tiene mucho que enseñar.

¿Y quién es su aspirante favorito?

Uf, es difícil decirlo. Mily hace cosas preciosas muy bien acabadas y que sientan fenomenal. Además, mi estilo es parecido al suyo. Yelimar cose muy bien también, y hace prendas muy elegantes. Lluís tiene mucho gusto y un alto nivel de costura, y se nota que sabe patronar. Gabriel también tiene mucho que ofrecer, sobre todo en la línea de moda masculina. Y Laura creo que está infravalorada. Ha evolucionado mucho y es capaz de hacer prendas muy creativas. Además, es toda una curranta.

¿Cómo es la relación con los compañeros?

Buena. Yo suelo llevarme bien con todos mis compañeros. No me gusta meterme en disputas ni en malos rollos. Me gusta estar ahí cuando se me necesita, y procuro pasármelo bien y que los de mi alrededor disfruten también de mi compañía. Si algún compañero o compañera está de mal humor, les dejo hasta que se calman. Y luego actuamos como si nada. La amistad es muy importante, y te hace la estancia lejos de casa mucho más llevadera.

¿Hay rivalidad?

Esto es un concurso, y si no hubiese rivalidad sería sumamente aburrido. Sí que la hay, aunque yo prefiero la envidia sana, el aprender de mis compañeros y el jugar limpio. Creo que mis compañeros también lo prefieren, aunque luego en el programa, con la presión de las pruebas y viendo que se acerca la final, la competitividad se hace más evidente y el espectador puede pensar que hay estrategias y envidia malsana. Es importante entender que es un programa de televisión y que hay mucho más tras las cámaras: compañerismo, risas, apoyo, ánimos,...

¿En qué se inspira para crear?

Aparte de en mi mujer, que es mi musa, me inspiro sobre todo en las películas, los documentales y las revistas auténticas de los años 50. Soy coleccionista, y en mi colección tengo muchas revistas y fotografías de esa década. Por otra parte, me encanta comprar vestidos auténticos de los años 50 y analizar todo el trabajo interior y exterior de la prenda, e intentar investigar quién la confeccionó, para quién y para qué evento. Por último, mi mujer es cinéfila, y le encanta que veamos películas de la época juntos para analizar el vestuario, y juntos solemos mirar fotos de diseños que encontramos en las redes. Ambos seguimos numerosas páginas de moda vintage y de la moda de siglos pasados. Nos apasiona la historia de la moda.

¿Cómo diría que es tu estilo?

Creo que tengo un estilo muy marcado. Para hombre me encanta la elegancia de los años 40 y 50, aunque también me gustan estilos más modernos. Para mujer me apasiona el glamour, la elegancia y la calidad de los trajes de los años 40 y 50, principalmente, aunque también me apasiona la moda de finales del siglo XIX y principios del XX. Lo que procuro diseñar y confeccionar son vestidos y conjuntos inspirados en esa época pero con un toque algo más actualizado, para que no se trate de un disfraz y para que mi público sea un poco más amplio. Así podré compartir con más gente mi amor por los 50.

¿Cómo ve la moda actual?

En España hay diseñadores maravillosos y creativos. No hay más que ver a los jueces del programa y a los invitados que nos visitan. Lo que me preocupa de la moda de calle, aquello con lo que nos vestimos en nuestro día a día, es la forma en la que ha sido manufacturado. Me preocupa el fast fashion y el desperdicio y la contaminación que genera. Creo que debemos aprender a valorar la ropa y a tratarla de otra forma, a confeccionar prendas que duren y que favorezcan, que nos individualicen y que nos hagan sentirnos bien con el medio ambiente.

¿Quién es para usted un icono de la moda?

Uf, tengo muchos. Lo malo es que la mayoría ya no están entre nosotros. Me encantan las actrices Jayne Mansfield, Brigitte Bardot, Marylin Monroe, Elisabeth Taylor, Sofía Loren, Rita Hayworth, Sara Montiel, Veronica Lake… Algunos de mis iconos de moda masculina favoritos son Cary Grant y Toni Curtis. Aunque también hay actores, actrices, modelos y diseñadores y diseñadoras actuales que me encantan y me inspiran.

¿Qué diseñador es su referente?

Me apasiona Charles James, que creaba vestidos con siluetas que son puro arte, así como los diseños de la House of Worth, que sentó las bases de lo que sería la alta costura de los años 30, 40 y 50. También admiro a Balenciaga y Dior, así como las creaciones de la diseñadora de vestuario de cine Edith Head. Y me encanta es Thierry Mugler. Creo que su visión del glamour de la moda del Hollywood clásico es exquisita.

Compartir el artículo

stats