Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La "Virgen de Cumberland" de Rubens se vendió en 2010 por 92.400 euros

La tabla de la colección Gerstenmaier donada al Bellas Artes de València se atribuyó al «estudio» del pintor flamenco cuando fue subastada

La «Virgen de Cumberland» de la colección Gerstenmaier. | L-EMV

La «Virgen de Cumberland» de la colección Gerstenmaier. | L-EMV

La ‘Virgen de Cumberland’ de Pedro Pablo Rubens es una de las obras más importantes de la colección de arte flamenco que el empresario alemán Rudolf Gerstenmaier ha dejado en herencia al Museo de Bellas Artes de València. El propio director de la pinacoteca, Pablo González Tornel, aseguraba ayer en este periódico que su valor es muy superior al conjunto de pinturas del siglo XIX que el mismo Gerstenmaier donó en 2019 al Prado y que el museo tasó en 688.667 euros. «Con esa cantidad no se podría comprar ni una cuarta parte de la ‘Virgen de Cumberland’ de Rubens», afirmó González Tornel en declaraciones a Levante-EMV.

A falta de una estimación del valor de esta y otras pinturas y grabados cuya exposición definitiva en València está prevista para la segunda quincena de septiembre, este periódico ha podido comprobar que la última vez que se salió a subasta el cuadro de Rubens fue en el año 2010 y entonces fue adquirido por 79.250 libras. Al cambio de aquel año serían unos 92.400 euros. Ni siquiera llegó al precio mínimo estimado por la subastadora, que situó el valor del lienzo entre las 80.000 y las 120.000 libras.

Se desconoce si Gerstenmaier fue quien compró el lienzo de Rubens en aquella subasta de Christie’s de julio de 2010, pero sí es seguro que en 2012 ya era de su propiedad pues lo exhibía como tal en las exposiciones de su colección que se realizaron entonces.

Otro dato llamativo es que cuando en 2010 Christie’s sacó a subasta la ‘Virgen de Cumberland’ (llamada así porque hasta el siglo XIX estuvo en la colección Cumberland, vinculada a la corona británica y al príncipe elector de Hannover) la obra no fue atribuida directamente a Rubens sino a su estudio.

En 1979 ya había sido subastada en Sotheby’s (venta que quedó desierta) y entonces sí que aparecía como obra del pintor flamenco, pero cuando en 1991 volvió a ponerse a la venta, esta vez en la casa Christie’s, aparecía como «atribuida a Rubens».

«Es un chollo»

Preguntado a este respecto, el director del Bellas Artes, Pablo González Tornel, no mostró ninguna duda sobre la autoría del óleo que Gerstenmaier ha legado junto a otras 40 obras a la pinacoteca valenciana. Tal como recordó ayer, uno de los grandes expertos en pintura flamenca en Europa, Matías Díaz Padrón (presidente del Instituto Moll), ha incluido esta tabla en la producción de Rubens y así ha aparecido en los distintos estudios que se han llevado a cabo desde la pieza está en la colección Gerstenmaier.

Respecto a que la ‘Virgen de Cumberland’ fuera vendida en 2010 por poco más de 92.000 euros, González Tornel asegura que aquello fue un «chollo» para el comprador ya que, según insiste, este óleo vale «millones».

En un artículo sobre esta pintura, la experta Magdala García Sánchez explica que los rasgos del Niño coinciden con los de Alberto, el hijo de Rubens, nacido en 1614 y retratado en los dibujos que conserva la Albertina de Viena y el Szépmüvészeti Múzeum de Budapest.

«El estilo y la técnica apretada de este periodo de Amberes corroboran la datación de la tabla -añade la investigadora-. El rostro de la Virgen María es el más repetido en estos años. Es el mismo de ‘La Virgen y el Niño de la Guirnalda’ de la Alte Pinakothek de Múnich y del Museo del Prado. Lo repite ladeado hacia la derecha en dos réplicas de la ‘Virgen adorando al Niño dormido (El silencio)’: una pintada por Rubens para la iglesia de San Nicolás de Bruselas, hoy perdida, y otra que conserva la colección Paride de Lugano.

Compartir el artículo

stats