Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tú y yo somos tres

Los Alcántara frente a la 'estelada'

«Cuéntame» llega a la actualidad. | RTVE

«Cuéntame» llega a la actualidad. | RTVE

Esta pareja de los Alcántara, Antonio y Merche, ya se han arreglado (‘Cuéntame’... TVE-1). Todo aquello del amago de divorcio y la separación, con lo que llenaron tantos y tantos capítulos, ha quedado en una crisis superada. Era previsible. Esta serie es un culebrón familiar, y sin el matrimonio troncal se quedaría en nada. Para celebrar esta hermosa perennidad matrimonial Antonio y Merche han viajado a Barcelona para asistir a la inauguración de los Juegos Olímpicos

O sea, estamos en julio de 1992. Se instalan en una estupenda torre-masía en Premià de Mar, de la abuela Teresa, dama dibujada con una salud mental ya muy deteriorada, que les suelta de entrada al matrimonio Alcántara: «Los Borbones se declararon enemigos de Catalunya cuando Felipe V bombardeó Barcelona. Desde entonces los españoles nos habéis estado expoliando todo lo que os ha dado la gana». Y Antonio y Merche se quedan flipando ante aquel recibimiento tan entrañable. No acaban aquí las sorpresas.

Mirando por la ventana advierten que los nietos de Teresa queman en el jardín la bandera de España que llevaban en el coche los Alcántara . Y por reacción Antonio y su nieto les queman a su vez dos pancartas (’Freedom for Catalonia’ y ‘Visca Catalunya Lliure’) que tenían preparadas para intentar boicotear un poco la inauguración de los Juegos.

O sea, la serie ha querido escenificar a través de esta familia el conflicto Catalunya-España. Lo concluyen realizando una pirueta equilibrista, una forma de salir del encontronazo con más ilusionismo que realismo, cuando Merche y Carme (la madre de los jóvenes de las pancartas) se plantan, les recriminan a todos su actitud, y exclaman: «¡Nosotras no queremos ni banderas ni pancartas!». ¡Ah! Les ha quedado un final muy bonito. Pero conociendo la historia cómo fue, y cómo va después de casi 30 años, de escasa credibilidad.

En ‘Cuéntame...’ han querido hacer un ejercicio bienintencionado. Pero les ha faltado profundidad. Y sobre todo chispa. Cuando Antonio quema las pancartas lo hace al grito de «¡Viva Cervantes!». Hombre, podían haberlo transformado esa exclamación en un gag muy sabroso. El Institut Nova Historia asegura que Cervantes era de Xixona, que se llamaba Sirvent, y que ‘El Quijote’ fue escrito en catalán . Veremos si en el próximo capítulo la guerra de banderas alcanza en esta familia algún encontronazo resaltable.

Compartir el artículo

stats