Capella de Ministrers se adentra con ‘Claroscuro’ en las luces y sombras del Siglo de Oro, con un repertorio de cancioneros y compositores que se configuran en torno a la obra literaria de Miguel de Cervantes y, en especial, de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, fuente de referencias sobre las costumbres musicales, la danza y la música de la España del siglo XVI y principios del XVII.

En el álbum participan la soprano Delia Agúndez, Sara Águeda, arpa y Robert Cases, guitarra barroca y tiorba, bajo la dirección del violagambista Carles Magraner. El trabajo incluye las notas de Domingo García Cañedo y de Carles Magraner y la fotografía de portada es de Pilar Pequeño.

Como se sabe, son numerosos los instrumentos y las referencias musicales que aparecen en los textos de El Quijote, que son la base del nuevo trabajo de Ministrers para «un mar de escuchas» y paisajes sonoros de la música española en el transcurso del Renacimiento al Barroco.

Unos pasajes que demuestran el conocimiento que tenía Cervantes de una música pretérita a su tiempo pero aún viva en los oídos de su generación.

Magraner se ha fijado en la obra universal de Cervantes, donde según él «la música y todo lo que la envuelve es una herramienta para potenciar las tramas, asociar escenas dramáticas o ilustrar personajes».

Como cita Don Quijote en muchas ocasiones: «Quiero que sepas, Sancho, que todos o los más caballeros andantes de la edad pasada eran grandes trovadores y grandes músicos, que estas dos habilidades, o gracias, por mejor decir, son anejas a los enamorados andantes».