30% DTO ANUAL 24,49€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Concierto multitudinario por la "cultura segura" en junio y en la Marina

La promotora que organiza el FIB propondrá a Sanidad una «prueba piloto» como la Barcelona pero ante 10.000 espectadores y al aire libre

Sin distancia social pero con mascarillas en el concierto de Love of Lesbian del 27 de marzo. | EFE

Sin distancia social pero con mascarillas en el concierto de Love of Lesbian del 27 de marzo. | EFE

Un concierto a finales de junio en la Marina de València para 10.000 espectadores en pie y sin distancias de seguridad pero con mascarillas y test previo obligatorio. Esa es la «prueba piloto» que la promotora The Music Republic -responsable de festivales como el Arenal, el FIB, el Viña o les Arts-, propondrá a la Conselleria de Sanidad para demostrar que la música en vivo es una actividad segura en plena pandemia.

Isaura Navarro con responsables de The Music Republic. l-emv

Tal como recogió este periódico ayer en su edición digital, no se sabe quién (o quienes) protagonizarían este evento, pero sí que el proyecto busca la traslación al aire libre del concierto-experimento que ofreció Love of Lesbian en el Palau Sant Jordi de Barcelona el pasado marzo ante 5.000 espectadores que se sometieron previamente a un test de antígenos para demostrar que no estaban contagiados. El resultado de esta prueba se hizo público el martes y fue satisfactorio: en los 14 días siguientes solo seis de las personas que acudieron al evento desarrollaron la enfermedad.

El 20 de abril la Secretaria autonómica de Salud Pública, Isaura Navarro, se reunió con los responsables de The Music Republic para analizar conjuntamente las medidas que se tomaron en el concierto de Barcelona. Preguntada ayer por este periódico, Navarro enmarcaba tanto esta reunión como su asistencia al evento del Palau Sant Jordi en el «trabajo coordinado» que mantiene la conselleria con los promotores de conciertos para «recuperar de manera permanente y segura» estos «espacios de felicidad» que ofrece la música en directo.

Sobre la prueba piloto para 10.000 personas impulsada por The Music Republic, la secretaria autonómica indicó que su departamento «escucha todas las propuestas» y que esta en concreto «no podemos hacer más que estudiarla y valorarla con el objetivo de comprobar que no existen riesgos y que se atiene a la normativa». «La analizaremos tranquilamente pero no se hará nada sin el visto bueno de la conselleria», insistió.

En este sentido, Navarro recordaba ayer que la última resolución de la Conselleria de Sanidad sobre medidas de salud pública establece que en actividades al aire libre, el aforo será del 75 % con un máximo de 1.000 personas asistentes, o de 2.000 asistentes si se establecen divisiones del espacio de hasta un máximo de 4 sectores diferenciados de 500 asistentes en cada uno, con entrada y salida, aseos y servicio de hostelería independientes en cada sector.

La normativa no recoge, al menos de momento, la posibilidad de reunir a más de 2.000 personas en un recinto de conciertos. Pero tal como subrayaba ayer Daniel Arnal, técnico responsable de música en Turisme Comunitat Valenciana (y que también estuvo en la reunión del 20 de abril), la propuesta de Music Republic no es la de montar un concierto sino una «prueba piloto» de control sanitario, que no solo incluye a artistas y espectadores sino también a personal médico e investigadores.

«Si se hace, que es la Conselleria de Sanidad quien tiene que decidirlo, será un evento con música pero también con médicos y expertos que dirán cómo hay que hacerlo. La batuta la tiene que llevar la conselleria, no The Music Republic ni otra promotora. Y hay que hacerlo bien, como se ha hecho en Barcelona o mejor».

Arnal reiteró el apoyo de Turisme Comunitat Valenciana a este tipo de propuestas y más en una situación pandémica controlada (desde hace más de un mes la Incidencia Acumulada no sube de 50), con la vacunación avanzando y, sobre todo, con la confirmación gracias al evento en Sant Jordi que el riesgo de contagio es «mínimo».

Aun así, apuntó que este tipo de actuaciones «son a pérdidas» y apostó porque, como ocurrió en Barcelona, la iniciativa cuente con la participación de más de un promotor y que se impliquen las instituciones públicas. De hecho, Arnal afirmó que «no sería descabellado» que otras empresas del sector de los festivales y grandes eventos como The Music Republic puedan presentar propuestas similares.

Tanto el representante de Turisme como la secretaria autonómica de Salud Pública señalaron que la principal preocupación de la Generalitat actualmente no es tanto la prueba piloto que ha propuesto The Music Republic sino la planificación con todo el sector de la música en directo de la actual temporada de conciertos al aire libre.

«Lo importante ahora -subrayó Navarro- no es un experimento de este tipo, cuyo coste no lo pueden asumir todos los promotores, sino establecer los protocolos para que cualquier concierto se pueda realizar de manera segura. Si mantenemos la actual dinámica favorable estoy seguro que se podrán adoptar medidas que favorezcan cada vez más al sector».

Compartir el artículo

stats