La serie de grabados Rafael y la Fornarina de Pablo Picasso ha viajado desde la sede de la Fundación Bancaja en València hasta la ciudad italiana de Trento para formar parte de la exposición Picasso, de Chirico and Dalí: Dialogue with Raphael, que se inaugurará este domingo 2 de mayo en el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Trento y Rovereto (Mart) y estará abierta al público hasta el 29 de agosto.

Los 25 grabados de esta serie, que forma parte de la Suite 347 y pertenece a los fondos de la colección de la Fundación Bancaja, se integrarán en el recorrido de la muestra, comisariada por Beatrice Avanzi y Victoria Noel-Johnson, que se realiza con motivo del 500 aniversario de la muerte de Rafael (1520-2020). El proyecto del Mart, previsto para el año pasado, se retoma ahora tras las restricciones ocasionadas por la pandemia sanitaria de la Covid19.

La exposición incluye una selección de cerca de 80 pinturas, dibujos, grabados, documentos y reproducciones que examinan la influencia que la obra de Rafael ejerció sobre el legado de tres grandes nombres de la historia del arte de principios del siglo XX: Picasso, Chirico y Dalí.

La Fundación Bancaja mantiene un compromiso firme por difundir su patrimonio artístico y colabora frecuentemente con instituciones culturales, estableciendo sinergias para proyectos que, como en este caso, permiten contemplar sus fondos por todo el mundo. La Suite 347 de Pablo Picasso fue adquirida por Fundación Bancaja en 1999 y, desde entonces, ha formado parte de múltiples exposiciones de producción propia de la entidad, así como de otros proyectos en entidades como el Centro Conde Duque de Madrid; la Fundación Luis I de Cascais (Portugal); la sala de exposiciones Caja Castilla- La Mancha (Albacete); el Museu de Belles Arts Gravina (MUBAG) de Alicante; el Casal Solleric de Palma de Mallorca; la Sala d’Exposicions Castell D’Alaquàs; el Museu Bass de Miami; el Palau los Serranos de Ávila; el Museo Nacional de Bellas Artes de la Habana; o Teloglion Foundation of Art de Salònica.

Uno de los grabados de la Fundación Bancaja de València.

Rafael y la Fornarina. Suite 347

En 1968, cuando Picasso contaba con ochenta y seis años, inicia un periodo de enorme actividad a través del grabado. El resultado es la realización de trescientas cuarenta y siete estampas repletas de referencias a temas que ya había tratado con anterioridad, como el escritor francés Honoré de Balzac, los pintores Rembrandt, el Greco, Rafael, Ingres, Manet y Monet, o también su familia. En la Suite 347 cabe toda la imaginería del Picasso anciano: los grandes maestros, el mundo de las corridas de toros y de los cantaores de flamenco, el mundo de la mitología grecorromana y, sobre todo, el mundo del paisaje mediterráneo. Esta serie fue mostrada por primera vez en otoño de 1968 en la galería Louise Leiris, en París, donde hubo de habilitarse una sala privada de acceso restringido a adultos para exponer la parte de la serie de tema erótico: las estampas que comprendían los juegos del pintor Rafael con su amante, la Fornarina. En esta serie de 25 grabados, Picasso complementa la escena principal con grupos de voyeurs: en algunos casos figuras religiosas, saltimbanquis, el propio pintor, Miguel Ángel o su habitual colaborador Aldo Crommelynck. De la Suite 347 se realizaron cincuenta ejemplares y diecisiete pruebas de artista, además de otras cinco sobre papel Rives antes de acerar los cobres. El ejemplar que pertenece a la Fundación Bancaja es una de las pruebas de artista firmadas con lápiz por Picasso.