El pueblo palestino llama ‘nakba’ a un desastre, una catástrofe que ya no tiene solución. Esta palabra también hace referencia a un suceso de su historia: la expulsión de 750.000 personas de sus casas en 1948, el año de la fundación del Estado de Israel. La ‘Nakba’ fue una limpieza étnica que borró del mapa a 615 localidades palestinas. Sus nombres pertenecen ahora a las calles de algunos campos de refugiados en países como el Líbano, donde se trasladó el fotoperiodista de Levante-EMV Germán Caballero para conocer la realidad del pueblo palestino, condenado a un tiempo de espera interminable.

La eterna espera del pueblo palestino en las ruinas del Líbano

Este fotógrafo valenciano viajó en dos ocasiones al Líbano, una en 2019 y otra en 2020. Durante su última incursión se encontró con un país «destrozado» a causa de las explosiones en el puerto de Beirut en agosto de ese año y al efecto de la pandemia. Su estudio de campo ha dado como resultado una exposición, ‘El temps suspés: els camps per a persones refugiades palestines al Líban’, que se inaugura mañana en La Nau. La muestra, producida por la Universitat de València y comisariada por el doctor en Historia Contemporánea de la UV Jorge Ramos, se podrá visitar hasta el 3 de septiembre en la Sala Oberta de La Nau.

«El título de la exposición hace referencia al estado de las personas refugiadas en el Líbano, a las personas que han dejado sus casas y no pueden volver», explica este fotoperiodista, haciendo referencia al incumplimiento de Israel al derecho al retorno de estas personas. «Mientras aguantan una espera eterna, los palestinos no son ciudadanos de ningún país. No pueden votar, no pueden tener propiedades... Son la tercera clase de la sociedad libanesa», lamenta. En las fotografías de Caballero se muestran las construcciones improvisadas de los campos, donde algunas casas son antiguas cuadras. La exposición también da visibilidad a otros aspectos como el acceso al agua potable, la sanidad, la igualdad de género, la infancia, el cuidado de las personas mayores o la crisis económica.

El objetivo del proyecto expositivo es acercar la realidad de la población que vive en los campos del Líbano desde 1948. Para ello, Caballero ha reunido un centenar de fotografías y un pequeño documental con testimonios de los habitantes de los campos grabado por Germán Caballero y realizado por David Segarra.

El valenciano pudo entrar a los campos gracias a la periodista y refugiada Rayan Sukkar, quien le «abrió las puertas de la sociedad palestina». «El 50% de este trabajo es de ella», añade Caballero. Por eso, Rayan será una de las participantes de las jornadas que organizará La Nau alrededor de la exposición, que incluirá varias mesas redondas y un ciclo de cine.

Germán Caballero muestra con 100 fotografías cómo viven los palestinos en el Líbano. El fotoperiodista de Levante-EMV logró acercarse a esta realidad gracias a la periodista y refugiada palestina Rayan Sukkar, quien le abrió las puertas de los campos de refugiados.