Los primeros Conciertos de Viveros de la pandemia serán más nacionales y más íntimos. Las actuaciones musicales de la Feria de Julio se «harán con todas las garantías de seguridad sanitaria y de aforo» bajo el lema de «Cultura segura», tal y cómo indicó ayer el concejal de Cultura Festiva Carlos Galiana, que presentó la programación junto al presidente de la Asociación de Promotores Musicales de la Comunitat Valenciana (MusicaProCV), Sergi Almiñana.

Hoy mismo -a las 16h- se ponen a la venta las entradas de los 16 conciertos que componen la programación, encabezados por Miguel Ríos, que inaugurará el ciclo el próximo 1 de julio. En total, se sacarán al mercado 1.322 entradas por cada concierto y podrían salir más a la venta a medida que se relajen las restricciones de aforo, dependiendo de la situación de la pandemia.

La programación está compuesta, casi al completo, por artistas nacionales, a excepción de la cantante israelí Noa, y pasa por todos los géneros.

En concreto, el calendario de los Conciertos de Viveros está compuesto por Miguel Ríos y The Black Betty Trio (1 de julio); Noa (2 julio); María Arnal y Marcel Bagés, junto a Laura Esparza y Carlos Esteban (3 de julio); Sofía Ellar (4 de julio); La M.O.D.A. (6 de julio); Pastora Soler (7 de julio); God Save The Queen (8 de julio); Samantha y Natalia Lacunza (9 de julio); Sidecars (10 de julio); Jorge Drexler (11 de julio); Coque Malla y Sole Giménez (15 de julio); La Habitación Roja y Cora Yako (16 de julio); Oques Grasses y La Fúmiga (17 de julio); Juan Perro y L’Eix Radical (22 de julio); Camela (23 de julio); y El Kanka (24 de julio).

«Que todo el mundo esté tranquilo. Esto es cultura segura, son conciertos seguros y se puede ir sin ningún tipo de problema», señaló el concejal, que precisó que como empresas programadoras se ha contado con «ocho promotores diferentes, todos valencianos». Además, explicó que se ha tratado de «ser más exigente» en materia de seguridad, por lo que se incrementará el número de urinarios y de lavabos que se instalarán.

Carlos Galiana indicó que la intención ha sido respaldar al sector, muy afectado por las limitaciones derivadas de la pandemia. «Es un sector por el que vale la pena apostar». Además, resaltó la «alta participación femenina» en el certamen, «superior a la media de festivales de todo el estado».

Sergi Almiñana recordó que antes de la pandemia había dos formatos de concierto, uno con sillas y unas 2.600 o 3.000 personas y otro con unas 5.000 de pie, y señaló que actualmente se ha organizado todo teniendo en cuenta que la normativa indica que si hay más de 1.000 personas se deben dividir en cuatro espacios más o menos de 600 personas.

El horario de las actuaciones será «estimado» . «Estamos a la espera del 9 de mayo, dado que puede haber cambios. Hay un horario de referencia que pensamos que en julio se puede tener. Si hay algún cambio, se daría información clara», explicó. La apertura de puertas se ha fijado para las 19.30 horas.