Los reyes han entrgado este miércoles el Premio Cervantes 2020 al poeta y académico Francisco Brines, de 89 años, en su casa de Oliva después de que el delicado estado de salud del autor y la pandemia impidieran que recibiera el galardón el pasado 23 de abril en Alcalá de Henares.

Felipe VI y la reina Letizia han llegado a la finca de Brines, L'Elca, en torno a las 12.30 horas en compañía del presidente Ximo Puig, el ministro de Cultura José Manuel Rodríguez Uribes y representantes del Ayuntamiento de Oliva. Después de detenerse unos instantes en el jardín de la finca, los Reyes han entrado en la casa del valenciano para dar inicio a la ceremonia de entrega. El acto, de carácter íntimo, ha durado una hora y han estado presentes: la sobrina del poeta, Mariona Ribes; el director de la RAE, Santiago Muñoz Machado; la directora general del libro, María José Gálvez, el alcalde de Oliva, David González, la directora de la Fundación Francisco Brines, Àngels Gregori; o el escritor Fernando Delgado.

Los reyes entregan el Cervantes a Brines en su casa de Oliva GVA / Casa Real

Este ha sido el segundo año consecutivo en que no ha podido celebrarse la ceremonia de entrega del Premio Cervantes, después de que en 2020 se suspendiera por la pandemia del coronavirus; en esa ocasión, los monarcas se trasladaron a Barcelona en diciembre para entregárselo a Joan Margarit, que falleció el pasado febrero.

Brines, uno de los últimos representantes vivos de la generación del 50 y defensor de la poesía como ejercicio de tolerancia, respondió el pasado 23 de abril al gran número de felicitaciones que recibió por el Cervantes con unas palabras de agradecimiento desde su casa.

El presidente Ximo Puig junto a los Reyes y el ministro de Cultura. PERALES IBORRA

"La vida a veces tiene la delicadeza de las flores: su carne son los pétalos con su obligado color y se hace el milagro; te acercas y cómo huelen. Color, aroma y forma, un ser vivo. Y eso es lo que el hombre recibe en la tierra de la mano de Dios. Desde Elca, feliz día del buen libro", escribió el poeta en un mensaje enviado a sus amistades y a las numerosas personas que le felicitaban.

Te puede interesar:

El texto estaba acompañado de una fotografía en la que aparecía una imagen del manuscrito de su poema "El último viaje", sobre el que había depositada una rosa roja con la que el escritor quiso sumarse también a la celebración del Día Internacional del Libro.

Unos días antes, en un homenaje musical y literario organizado en el Jardí Botànic de València por la Generalitat y la fundación que lleva su nombre, Brines, en un mensaje grabado, glosó lo que somos: "El misterio que existe entre dos nadas".